Entrada destacada

El ciclo de vida de los estadios

Construir, remodelar, demoler y volver a empezar… Una monografía sobre el ciclo que recorren todos los estadios deportivos.  Índice 1. P...

Chantecler: el gallo, el periodista, los cabarutes y el fóbal.

Un recorrido sin destino fijo por los más variados usos del nombre Chantecler.
Estas fotos de partidos jugados en 1928 y 1929, comparten el mismo anunciante: las ligas y tiradores Chantecler.

Los avisos de la época nos recuerdan que, en aquellos tiempos, los hombres tenían que usar ligas si no querían que se les "cayeran las medias".

El origen del Gallo Chantecler (Canta Claro), son las fábulas europeas que se popularizaron durante la época medieval.

A principios de siglo XX, Chantecler era un personaje conocido y se lo usaba para promocionar productos de uso común, como este jabón.

En vísperas de la 2ª guerra mundial, los caricaturistas recurrían al Gallo Chantecler para ironizar sobre la desconfianza francesa.

El seudónimo Chantecler fue usado por el eximio periodista Alfredo Enrique Rossi, quien trabajó en la revista El Gráfico entre 1925 y 1941.

Chantecler es considerado el primer periodista deportivo analítico. En el sudamericano de 1937 ideó un sistema de calificaciones para los jugadores.
Antonio Sastre obtuvo un 10 en el último partido con Brasil, según la calificación de Chantecler.

Chantecler era un profundo conocedor del reglamento y el espíritu de juego rioplatense. Mirá su opinión en 1931 de un torneo profesional:


Su prestigio era tal que, cuando Jules Rimet visitó la Argentina en 1939, solicitó ser entrevistado por Chantecler.

Chantecler también es el nombre de un famoso cabaret de Buenos Aires entre 1924 y 1957. No podía faltar el gallo en la marquesina.

Estaba ubicado en un gran solar de la calle Paraná 440, entre la Av. Corrientes y la calle Lavalle.

Contaba con un amplio salón con escenario, mesas, pista de baile y lujosos palcos como si fuera un teatro.

También contaba con un patio externo, en el que se solían organizar cenas y bailes durante el verano.


Los mejores artistas de los más variados géneros supieron pasar por este prestigioso local.

El tanguero más identificado con el Chantecler fue Juan D’Arienzo, quien acá obtuvo su apodo de “El rey del Compás”.


Carlos Gardel mantuvo un affaire con la mujer del dueño del Chantecler, que casi le cuesta la vida en 1915. Acá la historia completa.


Los cabarets de los años 40 atraían a los futbolistas más famosos de la época. El Charro Moreno fue un habitué del Chantecler y otros recintos.

Acá los jugadores de River Plate celebran el título de 1947 en el cabaret Marabú, que quedaba en Maipú entre Sarmiento y Corrientes.

Otros cabarets famosos fueron el Tabaris, el Tibidabo, el Casanova o el Bambú, que también atraían la atención de los noctámbulos porteños.

Termino la parábola con una tribuna de esa época, en la que los jugadores IBAN al cabaret y no ERAN un cabaret ¿Alguien reconoce el estadio? Acá la solución...






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si tenés fotografías que te gustaría subir a este blog, mandalas por Twitter a @ViejosEstadios