Último artículo publicado

Perfil de viejosestadios.blogspot.com y de @ViejosEstadios

La gira del Nottingham Forest (1905)

Una extensa recopilación de la gira que en 1905 realizó el Nottingham Forest por Montevideo, Rosario y Buenos Aires, en la que los players británicos hicieron gala de su juego científico y dieron un impulso significativo al desarrollo del fútbol en la región.


1. INTRODUCCIÓN
1.1 Los preparativos
La gira del Southampton en 1904 colmó todas las aspiraciones de sus organizadores: la Argentine Football Association (AFA) y la Sociedad Sportiva Argentina (SSA). No sólo dejó provechosas enseñanzas para los jugadores y el público local, sino que también arrojó un atractivo retorno financiero. El fútbol adquirió así una relevancia desconocida hasta el momento y los medios gráficos comenzaron a darle más trascendencia a los partidos.

En términos generales, se dio curso a una etapa de amplio progreso futbolístico, tanto en la faz deportiva como en la económica. Como era de esperar, la Argentine Football Association (AFA) se movilizó entonces para contratar un equipo inglés de alto nivel para disputar una serie de partidos durante junio y julio de 1905.

Las tratativas se orientaron hacia el Nottingham Forest Football Club, una muy antigua institución —fundada en 1865— que competía de manera ininterrumpida en la Primera División de la English League desde 1892. La Liga Inglesa fue establecida en 1888, tres años después de que se legalizara la práctica profesional en Inglaterra.

En 1905 el Nottingham Forest aquilataba una trayectoria futbolística superior a la del Southampton que nos visitó en 1904. Fue campeón de la FA Cup en 1898, y en otras cinco oportunidades jugó las semifinales. Su mejor posición en la Liga Inglesa era el 4º puesto logrado en 1900.


A partir de 1900, las performances deportivas del Nottingham Forest decrecieron. A mediados de la temporada 1904/05 —cuando la AFA lo contrató— corría el riesgo de descender de categoría. Finalmente retuvo su lugar en el círculo de privilegio del futbol inglés, y aseguró así la primera presentación en esta parte del mundo de un equipo que competía en el máximo nivel del fútbol mundial.

La caída del rendimiento deportivo del Nottingham trajo aparejados algunos apremios económicos. No es de extrañar entonces que el club haya aceptado de muy buena gana la propuesta de la AFA de realizar una gira previa a la temporada de 1905/06. Un beneficio económico asegurado y la posibilidad de afianzar su juego durante la gira resultaba, en apariencia, una estrategia más que adecuada.

A fines de abril de 1905 se confirmó la total disponibilidad del equipo visitante. La AFA compró los correspondientes pasajes marítimos, remitió los fondos convenidos, y se abocó decididamente a la organización del programa de partidos de la serie internacional.



El domingo 30 de abril el secretario de la AFA, Sr. Williams, viajó a Montevideo para concretar el match que el Nottingham Forest jugaría en la capital uruguaya. Se convino que el primer partido de la gira se jugaría el domingo 11 de junio, para aprovechar que la nave que transportaría al equipo desde Inglaterra atracaría en el puerto de Montevideo un par de días antes. En esa oportunidad el conjunto inglés enfrentaría al campeón vigente, el Central Uruguay Railway Cricket Club (CURCC), al que ya todos llamaban por el nombre de la localidad donde estaba su sede: Peñarol. La AFA además le ofreció a la Liga Uruguaya un segundo match, a disputarse el domingo 2 de julio, y le otorgó plazo hasta el 7 de junio para contestar al respecto.


La AFA también acordó con el Rosario Athletic Club —el campeón vigente de la Cup Tie Competition— la disputa de un partido el jueves 16 de junio en la ciudad de Rosario. Cabe notar que, en 1905, la competencia formal entre clubes rosarinos que practicaban fútbol era incipiente. El primer torneo local se organizó precisamente en marzo de aquel año.


El resto del programa —5 partidos a jugar en la ciudad de Buenos Aires— repitió las pautas de la visita del Southampton del año anterior. Se dispuso que 2 partidos se jugaran contra los mismos equipos de clubes porteños: Alumni y Belgrano Athletic. Los otros 3 se programaron contra equipos combinados: uno de jugadores británicos que residían en el país, otro integrado por jugadores nativos argentinos, y el último frente a un equipo de la Liga Argentina (que en la práctica pretendía ser el mejor equipo a ensamblar con jugadores que actuaban en el país sin distinción de nacionalidades).


Todos los partidos en la ciudad de Buenos Aires se disputarían en un estadio montado ex profeso en el campo de juego de la Sociedad Sportiva Argentina (SSA) en Palermo (frente al Hipódromo Argentino). La SSA era la socia comercial de la AFA en la organización de toda esta gira.


1.2 Breve historia del Nottingham Forest


En 1865, un grupo de 15 jugadores de shinty —un deporte similar al hockey— se reunieron en el Clinton Arms pub de la calle Shakespeare en la ciudad Nottingham. Allí se aprobó la propuesta de J. S. Scrimshaw de comenzar a jugar al fútbol y así nació el Nottingham Forest Football Club.


Cabe recordar que la unificación de las reglas del football moderno sólo comenzó en 1863 con el establecimiento de la Football Association en Londres. El Nottingham Forest es, consecuentemente, uno de los clubes de fútbol más antiguos del mundo.


Desde un inicio usó camisetas y gorras de color “rojo Garibaldi”, así llamado para recordar al líder de la gesta de la unidad de Italia cuyos seguidores usaban camisas rojas.


Garibaldi gozaba entonces de una popularidad extrema en toda Inglaterra, país que visitó durante 1864 (pocos meses antes de la fundación del Forest).


Antes de emprender su dificultosa campaña unificadora de la península itálica, Garibaldi alcanzó notoriedad en Sudamérica. Se involucró en conflictos regionales en el sur de Brasil y en el Río de la Plata (particularmente en Uruguay).


Es una rara coincidencia que un club de fútbol que tomó los colores de este singular personaje (en sus orígenes al Nottingham se lo apodaba los “Garibaldi Reds”), haya decidido venir de gira en 1905 a esta apartada región del mundo en la que también se destacó el general italiano.


El nombre del club fue sinónimo de su ubicación, pues los primeros partidos se jugaron en el Forest Recreational Ground, un hipódromo y campo de juego público. El primer partido oficial del Nottingham Forest se jugó allí el 22 de marzo de 1866 contra el Notts County (fundado en 1862).


En la antigüedad, este sitio fue parte del bosque de Sherwood, en el que se desarrollan las aventuras literarias de Robin Hood y sus secuaces, a los que el Nottingham Forest ha quedado por siempre vinculado. El club fue también conocido como los Foresters (los del Bosque).


En 1878 Forest disputó por primera vez la Challenge Cup (el torneo por eliminación que reunía a todos los equipos de la FA). Su rival en la primera ronda fue el Notts County, al que derrotó por 3 goles a 1. En esa primera participación en la FA Cup Nottingham Forest llegó hasta la instancia semifinal, en la que perdió 2 a 1 con Old Etonians (el equipo que reunía a los ex - alumnos del Eton College).


En 1888 se estableció en Inglaterra una liga de 12 equipos para proveer un calendario con un número de partidos suficiente para soportar la práctica profesional del fútbol (autorizada en toda Inglaterra en 1885).


La solicitud del Forest para ingresar a la English League no fue aceptada. Se incorporó entonces a la Football Alliance, una liga independiente. Al cabo de 3 temporadas, la Football Alliance acordó su incorporación a la English League como 2ª división. Pero como el Nottingham Forest acababa de ganar el campeonato 1891-92 de la Football Alliance, se aseguró un lugar en la 1ª división de la English League a partir del inicio de la temporada 1892-93.


En 1879, luego de 14 años en el Forest Recreational Ground, el club se trasladó al Meadows Cricket Ground, que acababa de ser desocupado por el Notts County. Pero como las instalaciones dejaban mucho que desear, en 1880 se estableció en el mejor equipado Trent Bridge Cricket Ground.


Pero tampoco se quedo mucho allí y se mudó a Lenton, un suburbio de Nottingham. Entre 1890 y 1895 se estableció en el Town Ground, en el centro de la ciudad de Nottingham.


Finalmente, en 1898 y luego de recaudar las £ 3,000 requeridas, se mudó de manera definitiva al City Ground ubicado en la ribera del río Trent (donde aún disputa sus partidos en la actualidad).


La temporada 1897/98 fue quizás la más importante en aquellos primitivos tiempos del Forest. Luego de alcanzar en 4 ocasiones la semifinal de la FA Cup (en 1879, 1880, 1885 y 1892), finalmente llegó a la final y ganó la FA Cup en 1898.


Los triunfos sobre el Grimsby Town, el Gainsborough Trinity, el West Bromwich Albion y el Southampton lo ubicaron en la final con el Derby County (otro rival de la zona).



Solo cinco días antes de la final, los Reds perdieron 5-0 un partido de Liga ante el mismo rival. Sin embargo, con un equipo bien descansado —6 de los titulares habían sido reservados para la final— ganaron 3 a 1 y obtuvieron la FA Cup frente a 62.000 espectadores en el viejo estadio de Crystal Palace en Londres.



Por tratarse de una institución tan antigua, muchos hitos que forjaron el desarrollo del fútbol moderno se encuentran estrechamente vinculados con este club.

En 1874 fue uno de los primeros equipos en adoptar canilleras, aunque las usaba sobre las medias y no debajo de ellas. La idea fue de Sam Widdowson, quien recortó unos pads de cricket. En primera instancia fue objeto de las burlas de sus compañeros, pero en poco tiempo todos comprendieron los beneficios que proporcionaba jugar con esta protección (que hoy es un elemento obligatorio para la práctica del fútbol).


A fines del siglo XIX, Sam Widdowson —quien entre 1879 y 1884 fue Presidente del Directorio del Nottingham— habría ideado la clásica disposición 2-3-5 (dos backs, tres medios y cinco delanteros), que se empleó hasta entrada la década de 1960.

En 1878, en un encuentro de Nottingham contra Sheffield Norfolk el árbitro del partido usó un silbato por primera vez en Inglaterra.

En 1891, el Town Ground, donde jugaba el Forest, tuvo el honor de ser el primer campo de juego en el que se utilizaron redes en los arcos. Fue en un partido de exhibición entre equipos combinados de jugadores del Norte y el Sur de Inglaterra. El árbitro del partido fue Sam Widdowson.


El cambio de siglo vio al Forest alcanzar en la temporada 1900/01 su mejor posición (4º) en la Primera División de la English League, y jugar en 1900 una nueva semifinal de la FA Cup.


Pero los años siguientes no fueron tan exitosos. El equipo comenzó a decaer gradualmente y a atravesar dificultades financieras. Para colmo de males, en 1904 un voraz incendio iniciado en la vecina Midlands Exhibition, destruyó el pabellón del City Ground que alojaba las oficinas, la sala de reuniones del Directorio y los vestuarios de los jugadores.


Fueron precisamente las necesidades económicas las que impulsaron al Forest a aceptar la propuesta de la AFA de realizar la gira por el Río de la Plata entre mayo y agosto de 1905.

1.3 El plantel
A principios de mayo el club designó a los siguientes 13 jugadores para la gira por Sudamérica. La mayoría de ellos había integrado con frecuencia el primer equipo durante la temporada que acababa de terminar en Inglaterra.


La delegación se compuso de 15 personas en total, pues el Secretario Harry Hallam y el Vicepresidente Harry Radford acompañaron a los jugadores.


La prensa argentina difundió los siguientes antecedentes de los jugadores titulares más importantes del Nottingham Forest:

Harry Linacre: nació en Aston on Trent el 20 de junio de 1880. Se lo puede considerar el mejor goalkeeper del mundo hoy en día. Representó a Inglaterra en los partidos internacionales con Gales y Escocia de la temporada pasada. Es muy ágil y fuerte. Indudablemente será el mayor atractivo del team, siempre que nuestros jugadores amateurs se encuentren en condiciones de exigirlo, pues como se recordará, el arquero del Southampton, Clawley, pasaba a veces más de media hora sin tocar la pelota;

Walter Dudley: juega de full-back a la derecha. Es seguro y muy fuerte;

Samuel Timmins: es uno de los jugadores mas útiles que posee el Forest, apto para jugar en casi cualquier puesto del field. Antes jugaba de centro forward, pero durante la gira se desempeñará en la línea de medios. Posee un juego de cabeza excepcional, que puede ser considerado su especialidad;

George Henderson: es un jugador escocés que actúa de half-back. No se limita a servir a sus forwards, sino que también dirige tiros certeros que muchas veces hallan la red. En una temporada en la que jugó en el célebre team de Preston North End, convirtió más goles que cualquiera de los forwards, cosa muy rara tratándose de un half back;

William Shearman: es el mejor forward con el que cuenta el Forest y su capitán en esta gira. Nació en Keswick en 1879. Es un jugador temible, de poderosos rushes y que se lleva todo por delante. Tiene un shot certero y es un gran dribbler (gambeteador), lo que causa la admiración de quienes lo ven jugar. En 1904 jugó para la Liga Inglesa contra la Escocesa, y en la temporada pasada fue considerado uno de los mejores forwards ingleses. Shearman posee varias caps (gorras) de matches interprovinciales. Es además un espléndido jugador de rugby, y varias veces actuó en las filas del Condado de Cumberland;

Thomas Niblo: nació en Escocia en 1878. Es internacional de este país pues el año pasado jugó contra Inglaterra. Puede ocupar cualquier puesto de la línea delantera, pero prefiere el centro. Su juego está caracterizado por una ligereza y habilidad poco comunes, y también sabe dirigir tiros fortísimos;

Alf Spouncer: juega de winger izquierdo. Es internacional, pues integró la selección de Gales en la temporada de 1900. Se incorporó al Nottingham Forest en 1897 y jugó la final de la FA Cup de 1898 que ganaron los Reds. Es muy rápido y un maestro en el arte de lanzar centros.

Como reservas se sumaron el novel forward Albert Holmes, de tan sólo 19 años, y el veterano half-back Robert Norris, quien no jugaba oficialmente desde abril de 1904. Norris también desempeñó durante la gira la tarea de entrenador del equipo.

John Barnsdale, un half-back que jugó 20 partidos oficiales en la temporada 1904/05 fue originalmente seleccionado para integrar el equipo durante la gira, pero a último momento le resultó imposible dejar sus ocupaciones particulares. Su lugar fue ocupado por Thomas Clifford, transferido desde el Motherwell escocés y que también había jugado en el Celtic de Glasgow. Clifford recién conoció a sus nuevos camaradas durante la travesía marítima de Europa al Río de la Plata. Se auguraba que su valioso aporte fortalecería la línea media en la siguiente temporada.

El jugador más importante que no concurrió a la gira fue el forward galés Arthur Grenville Morris, quien desde 1898 descollaba en la línea delantera. Al día de hoy es el máximo anotador histórico de los Reds, con 217 conquistas en 459 partidos disputados (y ocupa el 8º lugar en la lista de más presencias en el equipo).



1.4 La travesía
La partida tuvo lugar el jueves 18 de mayo desde la estación Victoria del Gran Ferrocarril del Norte. Una importante cantidad de personas, entre las que se destacaban los miembros de la Junta Directiva del club, se reunió en la sala de espera para despedir a la delegación. La compañía ferroviaria puso a disposición un vagón especial para los jugadores. Cuando el tren partió para Londres a las 3.25 de la tarde, resonaron vítores en toda la estación.


El equipo pasó la noche en Londres en el hotel Charterhouse. A la mañana siguiente siguió viaje hacia Southampton, donde abordó el vapor Danube de la Royal Mail Steam Packet, que soltó amarras durante la tarde del viernes 19 de mayo.


La gira duraría en total 9 semanas. Las primeras 3 para la travesía de ida a través del Atlántico, en la que los jugadores sólo pudieron mantenerse en forma corriendo circuitos o jugando al cricket en la cubierta; las segundas 3 para la estancia en Sud América, en la que se programaron 7 partidos; y las últimas 3 para el regreso de la delegación a Inglaterra, previsto para los primeros días de agosto (pocas semanas antes del inicio de la temporada oficial 1905/06).

El viernes 9 de junio se aguardaba el arribo del Danube a Montevideo. Pero una espesa neblina, pocas veces vista, impidió divisar la nave durante su paso por Punta del Este para dar un aviso cierto sobre el horario de arribo. La comisión de recepción aguardó en vano durante todo el día en el muelle del puerto de Montevideo con un vapor especial listo para salir al encuentro del Danube, que seguramente quedó fondeado en la rada a la espera de mejores condiciones climáticas.

Finalmente, el sábado 10 de junio a las 11.00 de la mañana, el team del Nottingham Forest desembarcó en Montevideo. Toda la delegación se encontraba en excelente estado de salud, con excepción de Bob Norris, quien sufrió mucho el “mal de mar” durante la travesía. Con el acompañamiento de entusiastas hurras, los viajeros dejaron el vapor Danube y embarcaron en el vaporcito que los llevó a la ciudad de Montevideo, donde fueron recibidos cordialmente. Los footballers del Nottingham se hospedaron en el Grand Hotel Lanata de la capital uruguaya.


Por la tarde la delegación visitó la vecina localidad de Peñarol, y por la noche los visitantes asistieron a la función de gala que el famoso clown británico Frank Brown ofreció en su honor en el teatro Politeama.


El partido estaba programado para la tarde del domingo 11 de junio y había concitado enorme interés. Si el clima lo permitía, se aguardaba una concurrencia récord de 10.000 espectadores. Se anunciaba la asistencia del Presidente de la República, sus ministros, legisladores nacionales y demás funcionarios públicos.


El lunes 12 de junio la Liga Uruguaya ofreció un gran banquete en honor de los visitantes, quienes el miércoles 14 embarcaron en el vapor de la carrera hacia la ciudad de Buenos Aires.

El jueves 15 de junio todos los jugadores y los directivos Hallam y Radford visitaron en compañía de F. Williams, Secretario de la AFA, las tribunas e instalaciones de cancha de la Sociedad Sportiva Argentina. Quedaron muy satisfechos con ellas y los jugadores expresaron el deseo que tenían de entrar en lucha contra nuestros campeones. Por la noche emprendieron el viaje en ferrocarril a Rosario para medirse con el combinado local.

2. LOS PARTIDOS
El programa de partidos comenzó con los siguientes encuentros:

1º / domingo 11 de junio / Peñarol en Montevideo
2º / jueves 16 de junio / Rosario XI en Rosario
3º / domingo 19 de junio / Belgrano Athletic en Palermo
4º / jueves 22 de junio / Británicos en Palermo

Durante la primera semana de estancia en la Argentina, los jugadores ingleses no recibieron de parte de la AFA las atenciones para su diversión que se podían esperar. Por ese motivo manifestaron el deseo de regresar a su país antes de la fecha fijada, y aprovechar que el vapor Clyde tenía previsto zarpar de Buenos Aires el 30 de junio.

Afortunadamente la AFA corrigió esta situación durante las últimas dos semanas, y organizó una serie de actividades para amenizar la estadía del team visitante. Se programaron visitas al frigorífico inglés de Campana, Villa Devoto, un paseo fluvial por el Tigre y el Hurlingham Club (foto).


De esta manera se pudo completar el programa en los tiempos previstos pero, como la Liga Uruguaya finalmente no organizó el segundo partido previsto el 2 de julio en Montevideo, la AFA se vio en la obligación de re-programar los partidos de la siguiente manera:

5º / sábado 24 de junio / Rosario XI (revancha) en Palermo
6º / domingo 25 de junio / Alumni en Palermo
7º / jueves 29 de junio / Argentinos en Palermo
8º / domingo 2 de julio / Liga Argentina en Palermo

Para completar la gira de los Reds se acordó jugar un 9º match de despedida el miércoles 5 de julio en Palermo, entre dos teams mixtos constituidos por los jugadores profesionales del Nottingham Forest y algunos amateurs argentinos.

La cancelación del segundo juego en Montevideo motivó una seria disputa entre las organizaciones de ambas márgenes del Plata, que rompieron relaciones. Sólo luego del regreso de la delegación del Nottingham a Inglaterra, los señores Chevallier Boutell y Wiliams, presidente y secretario de la Argentine Football Association, viajaron a Montevideo para reanudar los vínculos, propósito que cumplieron satisfactoriamente.

A continuación, sigue una detallada reseña de todos los partidos de la gira del Nottingham Forest.

2.1 Domingo 11 de junio vs. Peñarol
Nottingham Forest jugó su primer partido de la gira contra Peñarol en el Gran Parque Central de Montevideo.


El tiempo no contribuyó a la enorme expectativa generada, pues durante todo el transcurso del match cayó una incesante lluvia. Sin embargo, esto no amilanó a los más entusiastas que acudieron en buen número (de acuerdo con las estimaciones publicadas acudieron entre 4.000 y 6.000 espectadores).

El fútbol vivió aquel día en Montevideo su consagración más amplia como verdadero sport nacional. Fue la primera vez que un field uruguayo servía para el debut de un equipo británico, distinción que desde luego era muy merecida por el fútbol del vecino país.

A las órdenes del referí F. Jones (de Peñarol), así se alistaron los teams:
Nottingham Forest: Harry Linacre; Charlie Craig y Walter Dudley; Thomas Clifford, George Henderson y Sam Timmins; Tom Davies, Bill Shearman, Fred Lessons, Tom Niblo y Alf Spouncer.
Peñarol: Francisco Carbone; Ángel Irrisari y Wiliam Davies; Ceferino Camacho, Lorenzo Mazzucco y Luis Carbone; Juan Pena, Edmundo Acevedo, Aniceto Camacho, Edmundo Mañana y Pedro Carbone.


Nottingham Forest ganó el sorteo y eligió arco. Peñarol comenzó entonces el partido cuando Camacho le pasó la pelota a Pena. A poco de comenzado el juego Lessons se apoderó del balón y habilitó a Niblo, quien convirtió el primer gol. Forest renovó permanentemente sus ataques y obligó a Peñarol a mantenerse a la defensiva, rol en el que se destacó su full-back Davies. En una de estas cargas Clifford le pasó la pelota a Spouncer, quien luego de una veloz corrida culminó la acción con un excelente shot que halló la red. Antes de completar la primera mitad, Shearman consiguió dos nuevos tantos para los visitantes. El primer tiempo finalizó con el score Nottingham 4, Peñarol 0.

Después del intervalo Forest mantuvo una persistente ofensiva y Davies se vio forzado a ceder tres corners sucesivos. El terreno ya se encontraba en condiciones muy resbaladizas, pues seguía cayendo una fina lluvia. A los 8 minutos del segundo período Juan Pena anotó para Peñarol. El forward uruguayo completó un brillante rush por el ala derecha, y desde un ángulo del field enfiló un tiro que cayó junto al arco de los británicos. Por el efecto que traía el balón, luego del pique se introdujo en el arco. Linacre, engañado acaso por aquella circunstancia, no hizo el más mínimo esfuerzo por detenerla. Forest retomó entonces el ataque y puso en constantes aprietos a la defensa de Peñarol. El winger Davies le sirvió un centro a Lessons, quien de cabeza marcó el quinto gol. El mismo jugador completó la serie un poco más tarde con un espléndido shot. El partido terminó con la nítida victoria del Nottingham Forest por 6 goles a 1.

Durante el transcurso del match ambos equipos recibieron frenéticos aplausos de los espectadores, particularmente cuando Peñarol evitaba un gol en el momento en el que la caída de su valla parecía inminente. Como era de esperarse, el frenesí de los espectadores locales alcanzó su máxima expresión cuando los orientales marcaron su gol.

La prensa remarcó que el team inglés jugó de manera admirable, con un estilo muy diferente al del Southampton pero igualmente exitoso. Sin tantos pases cortos, pero con corridas muy rápidas y sin perder jamás la oportunidad de enfilar el shot al arco.

Finalizado el match, un cronista argentino entrevistó en Montevideo a varios jugadores del Nottingham Forest para conocer su opinión respecto al valor deportivo de sus primeros adversarios. Los footballers visitantes expresaron que la actuación de Peñarol podía ser clasificada de lucidísima, teniendo en cuenta que se trataba de un equipo de aficionados. De todo el team, los dos jugadores que particularmente les impresionaron por su eficaz desempeño fueron William Davies y Juan Pena.

2.2 Viernes 16 de junio vs. Rosario XI
La visita del Nottingham Forest constituyó un acontecimiento extraordinario para el fútbol rosarino. Cabe notar que la primera Liga de Fútbol de la ciudad se había organizado tan sólo unos pocos meses atrás. Sus clubes fundadores fueron Rosario Athletic, Rosario Central, Newell’s Old Boys, Argentino, Provincial y el Ferrocarril Córdoba a Rosario.

La primera jornada de la liga local se disputó el 21 de mayo, 3 semanas antes de la visita del team inglés. El 11 de junio se organizó un partido para seleccionar a los jugadores que integrarían el combinado local que enfrentaría al Nottingham. A la prensa de Buenos Aires le llamó poderosamente la atención que, al anunciarse la composición del combinado rosarino, no se incluyera a varios jugadores destacados del Rosario Athletic (Jewell, Parr, Middleton, Wells), quienes en la temporada anterior habían ganado la Cup Tie Competition al derrotar a Peñarol en un partido que se disputó en el Old Ground de Flores.


Es oportuno mencionar que la visita del Nottingham a Rosario coincidió con una de las mayores inundaciones jamás registradas por el desborde del Río Paraná. Estos gráficos son indicativos de la excepcional crecida del río entre mayo y junio de 1905.

Estos fueron los niveles récord que marcaron las escalas de los diferentes puertos sobre el Río Paraná a medida que la crecida avanzaba:
25.5.1905 en Posadas: 7,32 m.
05.6.1905 en Corrientes: 8,57 m.
14.6.1905 en Santa Fe: 7,83 m.
21.6.1905 en Rosario: 6,24 m.
 

El 21 de junio, sólo 5 días después del partido con el Nottingham, la escala del puerto de la ciudad de Rosario marcó el récord de 6,24 metros (la evacuación inicia a los 5,30 metros). Puesto al tanto de esta apremiante situación, el equipo visitante contribuyó para que toda la recaudación se destinara a aliviar la situación de los damnificados. Cabe notar que por encontrarse el estadio del Nottingham (el City Ground) a la vera del Río Trent, sus jugadores y dirigentes estaban bien al corriente de los daños que causaban estas inundaciones.


El día del partido la tarde se presentó lluviosa, ventosa y fría. Unos 2.000 aficionados se dieron cita en la Plaza Jewell, la sede del Rosario Athletic Club, así denominada para recordar a los socios que en 1899 donaron el terreno a la institución.


Una cerrada ovación celebró el ingreso de los equipos al campo de juego. El referí fue el Sr. Hallam (Secretario del Forest), y de linesmen actuaron Alf Spouncer (quien por estar indispuesto dejó su lugar en la punta izquierda al debutante Albert Holmes) y Michael Green de Rosario Central.


Así formaron los equipos:
Nottingham Forest: Harry Linacre; Charlie Craig y Walter Dudley; Thomas Clifford, George Henderson y Sam Timmins; Tom Davies, Bill Shearman, Fred Lessons, Tom Niblo y Albert Homes.
Rosario: A. Norris (Rosario Central); Zenón Díaz (Rosario Central) y R. Stuart (Rosario A. C.); Armando Ginocchio (Rosario Central), Ricardo Olavarría Le Bas (Rosario A. C.) y C. Nissen (Rosario Central); Eduardo Olavarría Le Bas (Rosario A. C.), Daniel Green (Rosario Central), William Kellard (Rosario Central), Alberto Olavarría Le Bas (Rosario A. C.) y Wilfred Stocks (Rosario A. C.).


Rosario ganó el sorteo y eligió jugar con un viento regular favorable. El intendente Pinasco dio el puntapié inicial a las 3.15 de la tarde. En los primeros minutos se alternaron los ataques entre ambos equipos pero, gradualmente, Nottingham llevó la mejor parte del juego. El debutante Holmes convirtió el primer gol. Más tarde Niblo exigió al arquero local Norris, pero Lessons tomó el rebote y marcó el segundo gol de los visitantes. El tercer gol fue marcado por Shearman, al cabo de una brillante jugada individual. El primer tiempo terminó con el score 3 a 0 en favor del Nottingham.

Cuando se reanudó el juego, el Nottingham mantuvo la iniciativa. Una brillante jugada de Niblo culminó en un córner cedido por el arquero Norris, que motivó el cuarto gol convertido por Shearman (el segundo en su cuenta personal). El score se cerró con el quinto gol marcado por el hábil insider izquierdo Niblo.

Sobre el final del match el combinado Rosario renovó sus esfuerzos para abrir el score, pero Linacre lo impidió, aunque tuvo que emplearse a fondo en cuatro ocasiones seguidas demostrando porque era considerado un gran guardavalla. El partido terminó con Rosario en el ataque y el resultado de 5 goles a 0 en favor del Nottingham.

Llamó la atención de toda la concurrencia el espléndido juego desarrollado por el equipo inglés, en especial el de su arquero Linacre, su full back Craig y los cinco forwards.

Los rosarinos jugaron con singular entusiasmo, sobre todo en el primer tiempo cuando opusieron una firme resistencia. Pero la superioridad de los visitantes fue incuestionable. La valla británica no cayó, pero su defensa tuvo que echar mano de sus mejores recursos para evitarlo. La derrota sufrida por los locales fue, sin duda, con honores. En Rosario sobresalieron el arquero Norris, el full back Zenón Díaz, los hermanos Le Bas, y especialmente Stocks, quien realizó varias tentativas para batir a Linacre y lo obligó a apelar a todos sus recursos.


Toda la ciudad comentó de manera entusiasta la extraordinaria calidad exhibida por los jugadores británicos. El fin de la fiesta futbolística se vivió tanto sólo dos días más tarde —el domingo 18 de junio— cuando en el mismo campo de juego de la Plaza Jewell se enfrentaron por primera vez los equipos de Rosario Central y Newell's Old Boys.

2.3 Domingo 18 de junio vs. Belgrano Athletic
La primera presentación del Nottingham en la ciudad de Buenos Aires se programó frente al campeón vigente de la Liga: el Belgrano Athletic Club. En 1904, el Southampton también hizo su presentación frente al club campeón: Alumni.


El acontecimiento atrajo a millares de personas, que llenaron totalmente las amplias tribunas montadas en el campo de juego de la Sociedad Sportiva Argentina (se estimó una concurrencia de alrededor de 9.700 personas).


Todos los arreglos para el gran partido fueron excelentes y los espectadores pudieron colocarse en muy buenas posiciones para ver el juego. La tribuna oficial fue ocupada por la crème de la sociedad porteña e inglesa. Llamó la atención el gran número de damas que hicieron acto de presencia. Una banda regimental amenizó la fiesta.


Si bien la reputación que precedía a los campeones ingleses, aunada al sobresaliente juego demostrado en Montevideo y Rosario, hacían prever un abultado resultado a favor de los visitantes, todo el público comprendía que la lucha sería emocionante y llena de episodios del mayor interés.

Poco después de las 2.30 horas aparecieron los jugadores. Ambos bandos fueron recibidos con calurosas manifestaciones de simpatía. Linacre, goalkeeper del Forest, lucía la gorra internacional que ganó en abril pasado cuando jugó por Inglaterra ante Escocia.



El referí fue el Sr. Harry Hallam, secretario del team inglés, y de linesmen actuaron los señores J. Fox y H. Jordan. La actuación del árbitro fue siempre muy correcta, y nuestros jugadores harían bien en tomar de él algunos ejemplos que les serían útiles cuando actúan en los partidos del torneo local.

Los cuadros estuvieron así constituidos:
Nottingham Forest: Harry Linacre; Charlie Craig y Walter Dudley; Thomas Cliford, George Henderson y Sam Timmins; Tom Davies, Bill Shearman, Fred Lessons, Tom Niblo y Alf Spouncer.
Belgrano Athletic: George Howard; Walter Buchanan y George Dickinson; Charles Dickinson, Harold Ratcliff y Robert Thomson; Henry Knight, Arthur Forrester, Pablo Frers, Walter Freeling y Hector Rugeroni.


En medio de una expectativa extrema, fiel exponente de la ansiedad del momento, don Francis Chevalier Boutell, presidente de la AFA, puso en movimiento la pelota. Tan sólo habían transcurrido 7 minutos cuando Howard, el arquero de Belgrano, defendió un tiro, pero Lessons consiguió el rebote y anotó el primer gol. Un minuto más tarde Shearman le hizo un pase a Lessons, quien enfiló un buen tiro que dio al Nottingham su segundo gol. A los 21 minutos del primer tiempo Shearman anotó de cabeza el tercer gol de su equipo. El primer tiempo finalizo con el score Nottingham 3, Belgrano Athletic 0.


En el segundo tiempo, Shearman marcó el cuarto, quinto y sexto goles. El séptimo y último gol fue anotado por Davies. Dos jugadas muy impresionantes, de esas que capturan toda la atención de los espectadores mientras se realizan, se registraron en este encuentro:
- la primera se originó en una excelente combinación de los forwards de Belgrano, que Knight culminó con un espléndido tiro al ángulo superior izquierdo. Linacre, con un salto maravilloso, rechazó la pelota y puso fin a las esperanzas de los argentinos. Demostró así que la gran fama que lo precedía no era exagerada y se ganó una inmensa ovación. Luego de esa jugada el gran goalkeeper inglés no se volvió a ver en el más ligero apuro y siempre supo salir triunfante, por lo que disipó por completo las esperanzas de verlo vencido, al menos en este match;
- la segunda ocurrió a los 18 minutos del segundo período. Forrester arremetió y obligó a Dudley a conceder un córner. Éste fue tomado por C. Dickinson y rechazado por Davies. Buchanan recogió el rechazo y con un largo tiro colocó la pelota en la puerta del arco del Nottingham. Allí se produjo un entrevero que levantó un entusiasmo sin límites. Linacre entonces cayó, pero cuando parecía que el gol de Belgrano era inminente, el goalkeeper inglés se recuperó con la mayor sangre fría y conjuró el peligro concediendo otro córner que no dio resultados.


El partido terminó con la victoria del cuadro británico por 7 goles a 0. El público presente aplaudió estruendosamente la admirable maestría de los jugadores ingleses y la brava defensa de los de Belgrano que, aunque vencidos como se esperaba, tuvieron una derrota honrosa.

Los jugadores del Nottingham dejaron la mejor impresión entre los entendidos, admirándose la excelente táctica que desarrollaron en conjunto y el perfecto juego individual. Los backs se mostraron mucho más seguros que los del Southampton el año pasado. Tanto Craig como Dudley fueron verdaderos maestros en el arte de la defensa. Los halves, siempre correctos y limpios, de vez en cuando ejecutaron shots formidables, notablemente uno de Timmins que pegó en el palo con un ruido estruendoso que provocó la unánime exclamación de los espectadores. El mejor entre los forwards fue Shearman, quien no sólo marcó 4 goles, sino que se distinguió con rushes formidables que pusieron en serios apuros a la defensa de Belgrano. Niblo hizo gala de sus magistrales dribbles (gambetas) y demostró ser el jugador más hábil de todos en el manejo de la pelota. Lessons empezó muy bien (marcó dos goles en los primeros minutos del juego), pero después no sobresalió. Spouncer jugó muy bien. Pero el que conquistó las mayores simpatías del público fue Davies, el forward exterior derecho, quien con sus gambetas, desbordes y magníficos centros cosechó muchos aplausos del público, que no tardó en ponerle el sobrenombre de “el rubio” al diminuto winger galés.

Belgrano luchó valerosamente y su derrota fue honrosa. No pudo marcar un gol —aunque generó varias oportunidades que no supo capitalizar— ni evitar los siete que le convirtieron los ingleses. Pero no por eso se es menos digno de todo aplauso, por el juego correcto y elegante. El arquero Howard hizo todo lo posible y jugó bien, aunque algunas veces usó los pies cuando hubiera sido mejor recurrir a las manos. Los backs no rayaron a gran altura. Entre los halves, Thomson jugó admirablemente. Ratcliff y Dickinson mejoraron sus performances, si se las compara con las del año pasado contra el Southampton. Los forwards demostraron gran fervor, pero cayeron en el error de impulsar la pelota con mucha fuerza y así entregársela a los backs del Forest, en lugar de intentar combinar entre ellos e imitar el buen ejemplo que les dieron Niblo y compañía.

2.4 Jueves 22 de junio vs. Británicos
El partido con el combinado de jugadores británicos que actuaban en nuestro país generó cierta expectativa. Se tenía bien presente que a este equipo no le cupo una actuación destacada en su partido contra Southampton en la temporada anterior (perdió 10 a 0), pero se consideraba que el team actual era superior al del año pasado. Se auguraba que línea de forwards tendría una mejor performance que la demostrada por el quinteto de Belgrano el domingo anterior.

Para elegir el combinado de Británicos (y también el de Argentinos y el de la Liga Argentina), se designó una comisión compuesta por H. Jordan (Alumni), P. Hooton (Quilmes) y H. Ratcliff (Belgrano). Los miembros de la comisión seleccionaron a los siguientes jugadores británicos: en el arco A. Norris de Rosario Central; como pareja de backs Alexander Harris y Paddy Mac Carthy de Estudiantes; la línea de halves con Robert Thomson y Harold Ratcliff de Belgrano Athletic, más Wilfred Diggs de Barracas Athletic; y una línea de forwards con cuatro ágiles del Quilmes Athletic (Harry Cunningham, Arthur Wells, Percy Hooton y Spencer Leonard), junto a John Diggs de Barracas Athletic.

La prensa entendida expresó sus reparos ante esta formación. Consideró que Norris fue incluido por su buena actuación en el partido con Nottingham en Rosario, pero que ningún miembro de la Comisión lo había visto jugar. Recalcó que Mac Carthy era nuevo en esta clase de partidos y que habría que ver su comportamiento, aunque auguraba un debut satisfactorio. En el ataque reclamó la inclusión completa de la línea delantera de Quilmes, mediante el ingreso de John Murray en lugar de Diggs. Consideraba que el winger de Quilmes era un jugador que sabía combinar juego con sus compañeros, mientras que Diggs era muy individual y por consiguiente menos provechoso para el team.

El mal tiempo reinante, y el hecho que el partido se jugara un jueves, mermó la concurrencia, que no pasó de 4.500 espectadores. Cabe notar que casi todos los matches jugados por el Nottingham Forest durante esta gira se vieron perseguidos por un desesperante mal tiempo, que abundó en neblina, lluvia y viento.

El team de Nottingham sufrió una alteración. Sam Timmins que se encontraba indispuesto fue reemplazado por Bob Norris en la línea de halves. En el team de Británicos, el full back Herbert Craven, de Lomas Athletic, reemplazó al half Wilfred Diggs que estaba enfermo. Craven ocupó su lugar en la línea defensiva junto a Harris y Mac Carthy pasó entonces a la línea media.


El referí fue el Sr. Guillermo Jordan, quien desempeñó su cometido a satisfacción de todos. En las líneas estuvieron San Timmins y J. Fox. Los teams estuvieron compuestos por los siguientes jugadores:
Nottingham Forest: Harry Linacre; Charlie Craig y Walter Dudley; Thomas Clifford, Goerge Henderson y Bob Norris ; Tom Davies, Bill Shearman, Fred Lessons, Tom Niblo y Alf Spouncer.
Británicos: A. Norris (Rosario Central); Herbert Craven (Lomas A. C.) y Alexander Harris (Estudiantes); Paddy Mac Carthy (Estudiantes), Harold Ratcliff (Belgrano A. C.) y Robert Thomson (Belgrano A. C.); John Diggs (Barracas A. C.), Spencer Leonard (Quilmes A. C.), Percy Hooton (Quilmes A. C.), Arthur Wells (Quilmes A. C.) y Harry Cunningham (Quilmes A. C.).


El partido comenzó a las dos y media de la tarde. En un primer momento los forwards de Británicos escaparon al control de los backs del Forest y Hooton pudo haber marcado un gol, pero pateó alto. Este hecho alarmó a los visitantes, que pasaron a dominar completamente el juego y rápidamente convirtieron dos goles. Con el score 2 a 0 Hooton envió un centro que tomó Leonard, quien con un shot corto marcó el gol del combinado de Británicos. Una salva de aplausos saludó la caída de la ciudadela de Linacre. Tras esta situación el Forest desplegó todo su poder y, jugando mucho mejor que contra Belgrano, enhebró una interminable seguidilla de goles. El primer tiempo terminó con el resultado Nottingham 7, Británicos 0.

En el segundo tiempo se mantuvo la tónica del match, y el Forest marcó seis goles más. El abultado score dio paso a cierto desorden en el desarrollo del juego, y en los 10 minutos finales el arquero Linacre jugó de back, el insider Shearman ocupó el puesto de goalkeeper y el full back Craig se desempeñó como forward.

El partido terminó con el inusitado de score de 13 goles a 1 en favor de Nottingham. Los goleadores del equipo inglés fueron Shearman y Lessons (en 4 oportunidades cada uno), más Spouncer, Davies, Henderson, Clifford (de penal) y Niblo en una ocasión cada uno. Spencer Leonard marcó el gol de Británicos.

El partido fue interesante a pesar del score tan desigual. Los aficionados que hicieron acto de presencia vieron un juego notable de parte de los huéspedes, sin duda superior a cualquiera de las exhibiciones dadas por el Southampton el año anterior.

Los forwards del Nottingham jugaron magistralmente. Sus espléndidos pases, centros y shots les valieron muchísimos aplausos de parte del público. Los halves y backs contribuyeron en gran parte al triunfo y el portero Linacre estuvo espléndido.

En el combinado de Británicos, el goalkeeper Norris no demostró las grandes cualidades que su fama en Rosario hiciera creer suyas. La pareja de backs resultó algo insegura y siempre dispuesta a patear débilmente. Entre los halves, Ratcliff y Thomson trabajaron muchísimo, pero Mac Carthy no hizo nada después del primer tiempo. En los forwards se destacaron Hooton y Leonard, que jugaron muy bien. El winger Diggs hizo varias corridas, pero su juego fue individual, no combinó con sus compañeros, y se colocó frecuentemente en offside perdiendo varias oportunidades por este motivo.

2.5 Sábado 24 de junio vs. Rosario XI (revancha)
El partido revancha contra el combinado de Rosario revistió sumo interés, pues hasta ese momento este team era el que había ofrecido mejor defensa a los ingleses. En esta ocasión el combinado rosarino estuvo integrado por mayoría de jugadores de Rosario Athletic, con excepción del arquero Norris y el back Díaz, quienes jugaban en Rosario Central. También jugó Arthur Wells, insider del Rosario Athletic, pero que en esa temporada jugaba en Quilmes Athletic.

Hallándose indispuesto Linacre, arquero titular del cuadro británico, su puesto fue cubierto por George Howard, guardavalla de Belgrano Athletic. En la línea media se alistó Bob Norris en lugar de Sam Timmins, y en la delantera Albert Holmes reemplazó a Alf Spouncer en la punta izquierda.

El encuentro se jugó en Buenos Aires ante unos 2.500 espectadores. A las órdenes del referee Guillermo Jordan, los cuadros formaron así:
Nottingham Forest: George Howard (Belgrano A. C.); Charlie Craig y Walter Dudley; Thomas Clifford, George Henderson y Bob Norris; Tom Davies, Bill Shearmam, Fred Lessons, Tom Niblo y Alf Holmes.
Rosario: A. Norris (Rosario Central); Ricardo Olavarría Le Bas (Rosario A. C.) y Zenón Díaz (Rosario Central); H. Talbot (Rosario A. C.), J. C. Parr (Rosario A. C.) y R. Stuart (Rosario A. C.); M. O. Wells (Rosario A. C.), R. Roberts (Rosario A. C.), Arthur Wells (Quilmes A. C.), Alberto Olavarría Le Bas (Rosario A. C.) y Ernesto Olavarría Le Bas (Rosario A. C.).


El Nottingham venció por 6 goles a 0, merced a un hat-trick de Lessons y sendos goles de Holmes, Shearman y Niblo. El match resultó excelente pese al abultado score.

El primer período fue lucidísimo. La valla del equipo de los profesionales no cayó, pero sus defensores tuvieron que echar mano de todos sus recursos para salir airosos. Un momento de gran emoción, que luego se transformó en indescriptible entusiasmo, se produjo a los 21 minutos del primer período. Ricardo Le Bas incurrió en hands cerca del arco al detener un tiro de Niblo. El puntapié penal fue tomado por el mismo Niblo, pero la agilidad del arquero Norris pudo más que la maestría de aquel, y arrojándose al suelo con toda rapidez, detuvo la pelota y la rechazó en medio de una bien merecida ovación.

La defensa de Rosario jugó notablemente. Del arquero Norris se dijo que, sin eclipsar el recuerdo de Laforia en el memorable encuentro de la Liga Argentina contra el Southampton en 1904, tuvo tan buen desempeño que mereció unánimes elogios por su admirable sangre fría y evidente eficacia. Ricardo Le Bas descolló en la línea de backs. Zenón Díaz jugó por primera vez en Buenos Aires. Su actuación fue resaltada en las crónicas de los diarios porteños: “Zenón Díaz, un criollo de pura cepa, a quien no habíamos visto antes en Buenos Aires, probó ser un crack”. Desde ese momento, el famoso footballer rosarino quedó consagrado ante el público de esta capital y más tarde ante el de Montevideo.

2.6 Domingo 25 de junio vs. Alumni
Este fue el match que despertó mayor interés entre los aficionados locales, pues Alumni era el equipo más popular de la ciudad y venía realizando una excelente campaña en el campeonato de liga. Algunos se dejaron llevar por un desmedido entusiasmo y auguraron que Nottinghan se vería obligado a desplegar todas sus energías. Expresaron que Alumni jugaría como aún no lo había hecho team alguno frente a los británicos, e incluso alentaron una exagerada expectativa de alcanzar un empate. Los cronistas más avezados mantuvieron los pies sobre la tierra y pronosticaron una derrota por media docena de goles, pero reivindicaron que en ese momento Alumni era el mejor equipo que podía presentar el football local para hacerle frente al gran juego demostrado por el team inglés.

El Nottingham anunció que presentaría el team más fuerte que pudiera formar. Thomas Clifford debió guardar cama luego del accidente en su rodilla sufrido el día anterior en el match con Rosario (se especulaba que ya no volvería a jugar durante el resto de la gira). Fue reemplazado por Bob Norris. En Alumni, Carlos Carr Brown decidió no jugar debido a una recalcatura en su muñeca.

Como se esperaba, el partido atrajo al estadio montado en la Sociedad Sportiva Argentina una concurrencia enorme, superior a las 10.000 personas.


El referí fue el Sr. Harry Hallam, quien actuó con gran imparcialidad. Fue acompañado por los señores Williams y Hunter en las líneas. Los equipos así se constituyeron:
Nottingham Forest: Harry Linacre; Charlie Craig y Walter Dudley; Thomas Clifford, George Henderson y Sam Timmins; Tom Davies, Bill Shearman, Fred Lessons, Tom Niblo y Alf Spouncer.
Alumni: José Buruca Laforia; Jorge Gibson Brown y Carlos Buchanan; Ernesto Brown, Patricio Browne y Andrés Mack; Gottlob Weiss, Juan Moore, Alfredo Brown, Carlos Lett y Eugenio Moore.


El partido fue sumamente interesante hasta los 20 minutos del primer tiempo, cuando se retiró lesionado Buchanan y Alumni quedó con 10 hombres. Esta circunstancia naturalmente deterioró el nivel de juego del equipo local. En ese primer tiempo Nottingham convirtió en dos oportunidades. El primer gol llegó luego de una desafortunada acción de Mack, quien introdujo el balón en su propia puerta, mientras que el segundo gol lo marcó Niblo, al cabo de una buena jugada personal.

En el segundo tiempo, Carlos Carr Brown completó el eleven de Alumni. Con su cuadro completo, el equipo local jugó espléndidamente y en varios avances supo poner en aprietos a la defensa del Nottingham. Pero a pesar de esta recuperación, el Nottingham marcó su tercer gol por intermedio de Lessons, quien aprovechó una mala maniobra de Mack. Alumni, apoyado por el griterío del público, retomó las tentativas para franquear la valla del Forest, pero todas resultaron infructuosas. La mejor oportunidad la tuvo Eugenio Moore, pero su tiro resulto alto. Tras esto, Nottingham convirtió tres goles más por intermedio de Shearman, Lessons y Timmins. El partido terminó con la victoria del Nottingham por 6 goles a 0.

El resultado demostró con suma amplitud lo erradas que estaban las creencias que posicionaban a Alumni a la altura del team inglés. Cabe destacar que en este partido Nottingham no jugó mejor que en anteriores presentaciones. Fueron varias las ocasiones en las que careció de puntería en el shooting. Si Lessons, Shearman y Niblo hubieran capitalizado todas las oportunidades que se les presentaron, el score en contra de Alumni hubiera podido llegar a ser de diez o hasta doce goles.

La performance de Alumni estuvo a la altura de las circunstancias. Laforia jugó excelentemente en el arco y salvó numerosas tentativas de los forwards de Nottingham. Fue muy comentado un quite magistral realizado por el prestigioso guardavalla. Ocurrió cuando al anular una veloz corrida de Niblo y Lessons, dejó pasar de largo a ambos jugadores —que chocaron en la jugada— y les quitó la pelota que devolvió en seguida al centro del field. La pareja de backs tuvo mucho trabajo. Se destacó particularmente Jorge Brown, cuya limpieza salvó muchas situaciones de compromiso. Browne fue el mejor de los halves. Entre los forwards, ambos wingers fueron los mejores, aunque algunos de sus centros fueron desacertados. Juan Moore, Alfredo Brown y Carlos Lett no rayaron a gran altura, notándose cierta falta de homogeneidad en el centro de la línea delantera.

Algunas decisiones del referí, señor Hallan, fueron muy criticadas por el público presente, que mostró su parcialidad con silbidos y gritos. Sin embargo, la prensa especializada reportó que: “el señor Hallam actuó por lo general muy bien. Si bien una vez obvió un offside de Davies, hizo lo mismo en dos ocasiones con Weiss. No debe olvidarse que Davies es ligerísimo, y muchas veces da la impresión de partir en offside cuando en realidad no lo está. El público debe tomar esto en cuenta, en lugar de ser tan parcial en toda situación que no es en favor de su team. Debe tener mayor consideración y jamás insultar al referí, que hace todo lo posible para que sus decisiones sean siempre las más correctas.”

2.7 Jueves 29 de junio vs. Argentinos
La Comisión de Selección vio dificultada su tarea para elegir a los jugadores para este partido, pues varios players de Alumni resultaron contusos al cabo del encuentro del domingo anterior. Los jugadores convocados fueron los siguientes: en el arco José Buruca Laforia (de Alumni); como pareja de backs llamaron a Carlos Carr Brown (de Alumni) y Zenón Díaz (de Rosario Central); los tres halves seleccionados fueron John Rodman (de Quilmes Athletic), Patricio Browne (de Alumni) y Charles Dickinson (de Belgrano Athletic); mientras que los cinco forwards convocados fueron Gottlob Weiss, Jorge Gibson Brown, Carlos Lett y Eugenio Moore (todos de Alumni), acompañados por Henry Knight (de Belgrano Athletic).

La prensa especializada expuso estos reparos a la convocatoria:
- consideraba que Jorge Gibson Brown debía jugar de back, pues ubicarlo entre los forwards sólo buscaba aumentar las chances de que convirtiera un gol gracias a su reconocida rapidez. Pero Brown se destacaba por su juego individual, y su inclusión atentaba contra el desarrollo de un juego combinado entre los forwards;
- tampoco estaba de acuerdo con la inclusión de Carlos Carr Brown, quien arrastraba un problema en su muñeca y corría el riesgo de tener que retirarse del field ante el más mínimo golpe;
- además, si Jorge Brown jugaba de back, Zenón Díaz podría jugar a la derecha, su posición natural, pues no era back izquierdo;
- en principio Julian Parr (de Rosario Athletic) no fue elegido para integrar la línea de halves pues había nacido en Uruguay, al igual que los hermanos Le Bas;
- de winger izquierdo se sugería la presencia de Carlos Arcuri (de Estudiantes) en lugar de Eugenio Moore, quien mostraba haber perdido mucho de su buen juego.

El Nottingham tuvo que modificar su alineación habitual debido a la lesión de Clifford. El insider Tom Niblo pasó a la línea de halves, Alf Spouncer se corrió de la punta izquierda al interior de la línea de forwards, y en el extremo izquierdo del ataque ingresó Albert Holmes. En el team combinado de Argentinos, finalmente “el oriental” Julián Parr fue de la partida y ocupó el lugar asignado a John Rodman en la línea de medios.

A las órdenes del referee Guillermo Jordan, los cuadros se constituyeron del siguiente modo:
Nottingham Forest: Harry Linacre; Charlie Craig y Walter Dudley; Sam Timmins, George Henderson y Tom Niblo; Tom Davies, Bill Shearman, Fred Lessons, Alf Spouncer y Albert Holmes.
Argentinos: José Buruca Laforia; Zenón Díaz y Carlos Carr Brown; Charles Dickinson, Patricio Browne y Julián Parr; Gottlob Weiss, Henry Knight, Jorge Gibson Brown, Carlos Lett y Eugenio Moore.

Este fue el más interesante de todos los partidos jugados por el Nottingham en la Sportiva. En todo momento se registraron alternativas de parte de uno u otro bando que bien valían la pena ver. El Nottingham desplegó todas sus fuerzas en los ataques que llevó adelante, mientras que los argentinos hicieron lo mismo en la defensa.


El resultado final fue la victoria del Nottingham por 5 goles a 0. Los tantos fueron marcados por Spouncer (en dos oportunidades), Lessons, Niblo y Holmes.

La derrota de los argentinos fue honrosa, y de ella seguramente extrajeron valiosas conclusiones sobre el juego que los profesionales ingleses exhibieron con toda ciencia y arte. La defensa argentina tuvo una actuación muy destacada en el segundo tiempo, en el que sólo le convirtieron en una ocasión y desde el punto del penal.

En los Reds se destacó el arquero Linacre, quien hizo dos o tres salvadas que probaron que la fama que lo precedía, no era exagerada. En una oportunidad le quitó de manera milagrosa la pelota de los pies a Jorge Brown cuando éste parecía tener el gol a su merced. Los backs también jugaron muy bien, aunque en una ocasión Craig desplazó de manera ilegal a Jorge Brown. Los halves tuvieron que trabajar algo más que de costumbre, pero siempre sobresalieron. Henderson, Timmins y Niblo constituyeron una línea de medios muy difícil de franquear. De los forwards el mejor fue Spouncer, que esta vez jugó de insider a la izquierda en lugar de Niblo. Shearman y Lessons no estuvieron tan acertados como de costumbre, mientras que los wingers Davies y Holmes demostraron un juego admirable.

En el combinado de Argentinos la defensa cumplió una actuación admirable bajo todo punto de vista. Laforia jugó brillantemente y atajó varios shots fortísimos. Los tiros que entraron en el arco no hubieran sido detenidos ni por el mismísimo Linacre. La pareja de backs estuvo en su día. Tanto Carlos Brown como el rosarino Zenón Díaz cosecharon frecuentes aplausos por su maestría. En términos generales, los halves argentinos actuaron bien. Parr fue el mejor, pues siempre trató de pasarle la pelota a los forwards y adelantarlos hacia la valla contraria, mientras que Browne y Dickinson se ocuparon casi puramente de defender, y en muchas ocasiones se los vio en su propia área de gol. Entre los forwards argentinos se destacaron Weiss y Jorge Brown, que sobre todo en el segundo período fueron el alma del ataque argentino. Los rapidísimos rushes de Jorge pusieron en apuros a Linacre y sus backs. Vale la pena recordar uno de esos arranques en el que, no obstante la tenaz persecución de Craig, el forward argentino logró destacarse corriendo con el mencionado back a la par. A pocos pasos del arco adversario, burló a su marcador con una súbita detención, pero resbaló cuando el gol parecía inminente y perdió así la oportunidad. Weiss demostró ser un gran forward, pues sus corridas nunca olvidaron que otros cuatro compañeros esperaban la pelota por el centro del campo de juego. Muchos de sus centros en nada debieron envidiar a los que ejecutó el adversario. Lett hizo varias gambetas buenas, pero no adelantó mucho y en realidad no respondió a la fama que posee. Eugenio Moore y Knight no sobresalieron, principalmente debido a la falta de combinación entre los integrantes de la línea de forwards.

El referí, Sr. Jordan, actuó con la mayor corrección, a pesar de las hostiles manifestaciones que recibió de parte del público. Los espectadores demostraron una vez más su desconocimiento de las reglas del juego y una lamentable parcialidad. Si esta clase de abusos continua, pronto nos quedaremos sin jugadores ni referís que deseen actuar frente a un público tan parcial y hasta agresivo, si se tienen en cuenta las palabras incorrectas que resonaron cerca de la cancha y en las mismas tribunas.

2.8 Domingo 2 de julio vs. Liga Argentina
En esta ocasión, la Comisión de Selección eligió a los siguientes jugadores para representar a la Liga Argentina en el partido con el Nottingham. En el arco José Buruca Laforia (de Alumni); como backs escogió a Ricardo Olavarría Le Bas (de Rosario Athletic) y Jorge Gibson Brown (de Alumni); en la línea de halves incluyó a Robert Thompson, Harold Ratcliff y Charles Dickinson (los tres de Belgrano Athletic); y como forwards eligió a Gottlob Weiss y Carlos Lett (de Alumni), junto a Spencer Leonard, Percy Hooton y John Murray (los tres de Quilmes Athletic).

El retorno de Jorge Brown a la zaga defensiva fue celebrado por la prensa especializada, que reconocía que el jugador de Alumni era muy veloz, pero prefería que la línea de forwards se integrara con delanteros que estuvieran en mejores condiciones de elaborar juego combinado. Por esta razón se criticó mucho cuando se anunció que Leonard jugaría de insider derecho y Murray de winger izquierdo, pues la crítica consideraba que separar a estos dos forwards del Quilmes Athletic perjudicaría el rendimiento de la línea delantera.

El interés despertado por el partido fue enorme, lo que quedó claramente evidenciado en las 10.000 personas que concurrieron a presenciarlo. Entre ellas se contaba al célebre compositor lírico italiano Giacomo Puccini, quien invitado por el diario La Prensa se encontraba de visita turística en Buenos Aires. Cabe notar que Pucini sólo mantuvo actividades sociales durante su estadía, que coincidió con la época en la que la ciudad careció del Teatro Colón, pues el original (frente a la Plaza de Mayo) se cerró en 1888 y el actual (frente a la Plaza Lavalle) se inauguró en 1908.



El referí del match fue el Sr. Guillermo Jordan, quien actuó correctamente, siendo ayudado en las líneas por los señores Chevallier Boutell y Fox. Los equipos así se constituyeron:
Nottingham Forest: Harry Linacre; Charlie Craig y Walter Dudley; Thomas Clifford, Geroge Henderson y Sam Timmins; Tom Davies, Bill Shearman, Fred Lessons, Tom Niblo y Alf Spouncer.
Liga Argentina: José Buruca Laforia; Jorge Gibson Brown y Ricardo Olavarría Le Bas; Charles Dickinson, Harold Ratcliff y Julian Parr; Gottlob Weiss, Spencer Leonard, Percy Hooton, Carlos Lett y John Murray.

El equipo de la Liga Argentina lució una camisa a rayas, posiblemente celeste y blanca. Este es seguramente uno de los primeros antecedentes del uso de esta divisa en un partido internacional.


La siguiente foto —coloreada por Pablo Kersevan— nos brinda una acertada visión del aspecto de los players de la Liga Argenitna que enfrentaron al Nottingham Forest en 1905.


El desarrollo del partido no respondió a todas las expectativas generadas, principalmente debido al pésimo estado de la cancha afectada por las constantes lluvias. Los forwards de la Liga no desplegaron su mejor juego pues todos eran muy livianos. El mayor peso corporal de los delanteros del Nottingham les proporcionó una ventaja adicional, algo que bien puede apreciar cualquier footballer liviano que haya tratado de desarrollar su juego en una cancha tan resbalosa y pesada. El juego no fue entonces tan interesante como el desplegado en el partido ante el combinado de Argentinos. Pero no faltaron momentos en los que el juego atrajo la mayor atención. En especial cuando los forwards de la Liga amenazaron el arco de Linacre, quien varias veces demostró su notable juego, por ejemplo ante un centro de Weiss y un shot cruzado de Leonard, que sólo pudo salvar a duras penas.


Acaso al seleccionar el team de la Liga se cometieron algunos errores y esta fue la causa que el match no llegara a ser tan reñido como pudo esperarse. El Nottingham consiguió un fácil triunfo por el abultado score de 9 goles a 1. Los tantos del equipo inglés los marcaron Lessons (en 4 oportunidades), Niblo (en 2 ocasiones), y Henderson, Timmins y Shearman en una cada uno. El noveno y último gol del Nottingham, señalado de cabeza por Niblo al aprovechar un pase alto de Spouncer, resultó brillantísimo.

El gol del combinado la Liga Argentina fue convertido por Hooton, centro forward de Quilmes Athletic, al cabo de una notable jugada de Lett. El insider de Alumni gambeteó a cuantos le salieron al encuentro. Al verse confrontado por Linacre, le cedió la pelota a Hooton. Éste gambeteó al célebre guardavalla y depositó la pelota en el fondo del arco con un tiro cruzado y bajo. Un entusiasmo frenético saludó este gran esfuerzo, que fue saludado por la concurrencia arrojando al aire sus sombreros, guantes y bastones.

Los Reds hicieron una cabal demostración de toda su ciencia, y cada jugador ayudó en todo lo que supo al éxito general del equipo. Desplegaron un juego fuerte pero correcto. En el segundo tiempo sus forwards mostraron un juego estupendo, que puso en serios aprietos a la defensa del combinado de la Liga Argentina. El arquero Linacre estuvo magnífico, como siempre. En la pareja de backs, esta vez Craig sobresalió a Dudley. De los halves, el mejor fue Timmins. Entre los forwards, Spouncer jugó mejor que nunca y demostró ser un gran winger. Niblo fue el alma del ataque. Lessons, peligroso como siempre, volvió a marcar 4 goles. Davies y Shearman no desplegaron un juego tan brillante como en anteriores oportunidades, pero siempre adelantaron por su banda, dándole mucho trabajo a Dickinson, el half derecho local.

En cuanto a los jugadores de la Liga, aunque Laforia atajó varios shots peligrosos, no estaba del todo en su día y sin duda puede jugar mejor. Jorge Brown y Ricardo Le Bas formaron una gran pareja de backs. De no haber sido por su gran juego, el score de los Reds hubiera sido aún más amplio. Entre los halves, Ratcliff y Parr fueron los mejores, aunque el primero no usó la pelota con tanta precisión como suele hacerlo. Dickinson jugó demasiado a la defensiva, siempre muy cerca de sus backs. Por ese motivo, no le ofreció muchas oportunidades a Murray, el winger izquierdo local. Hooton jugó espléndidamente, y fue muy bien acompañado por los insiders Leonard y Lett. Weiss dio otra prueba de que es el mejor winger del medio local, y si bien a veces vaciló, lo compensó ampliamente con unos centros verdaderamente magníficos.

2.9 Miércoles 5 de julio: Azules vs. Colorados
El partido “despedida” del Nottinghan Forest fue una exhibición en la que participaron 12 jugadores profesionales británicos (Clifford no pudo jugar por encontrarse lesionado) y 10 jugadores amateurs locales.

Uno de los cuadros fue denominado Azules (en realidad usaron camiseta a bastones celestes y blancos) y lo constituyeron los 5 forwards titulares del Nottingham, junto a una defensa y línea media integrada por jugadores locales. De manera especular, el otro equipo fue denominado Colorados (en relaidad usaron la camiseta del Nottingham) y estuvo compuesto por la defensa y la línea media del Nottingham, junto a una línea de forwards integrada por 4 delanteros argentinos y el winger izquierdo suplente de los ingleses.


Los aficionados esperaron este encuentro con marcado interés. La concurrencia sólo alcanzó las 2.000 personas pues se jugó en un día de trabajo. Fue una lástima que el partido no se haya podido jugar en un día de fiesta, pues de haberlo hecho sin duda se hubiera batido el record de concurrencia.

A las órdenes del referí, Sr Harry Hallam, los equipos así se constituyeron:
Azules: José Buruca Laforia (Alumni); Walter Buchanan (Belgrano A. C.) y Carlos Brown (Alumni); William Dunne (Barracas Athletic), Jorge Gibson Brown (Alumni) y Robert Thomson (Belgrano A. C.); Tom Davies, Bill Shearmam, Fred Lessons, Tom Niblo y Alf Spouncer.
Colorados: Harry Linacre; Charlie Craig y Walter Dudley; Sam Timmins, George Henderson y Bob Morris; Gottlob Weiss (Alumni), Carlos Lett (Alumni), Arthur Wells (Quilmes A. C.), Spencer Leonard (Quilmes A. C.) y Albert Holmes.

Los espectadores quedaron muy conformes con el desarrollo el partido, al que algunos consideraron el más interesante de la temporada. La ocasión de presenciar un encuentro directo entre la defensa y el ataque de los profesionales británicos, brindó la oportunidad de aprender algo más sobre los diferentes planes de ataque y las defensas correspondientes.

El match fue bastante equilibrado. En el primer tiempo el score fue abierto por Shearman, quien puso en ventaja a los Azules al recoger un rebote dado por el arquero Linacre. Los Colorados empataron antes de que terminara la primera etapa por intermedio de Henderson, quien batió a Laforia con un fuerte shot.
En el segundo tiempo Paddy Mac Carthy (jugador de Estudiantes) ocupó el puesto de Bob Norris, pues éste se lastimó el hombro.

A los 27 minutos del segundo tiempo los Azules desnivelaron el marcador mediante un extraordinario gol convertido por Spouncer, que quizás haya sido el mejor jamás visto en estas series internacionales. Shearman le quitó la pelota a Mac Carthy y se la pasó al winger derecho Davies, quien cruzó un pase largo hacia la izquierda del field. Allí tomó la pelota Spouncer, quien de volea dirigió un tiro espléndido, formidable, cruzado y largo, que venció completamente a Linacre en buena ley y magistral estilo. Fue un gol memorable, de los que indiscutiblemente quedaron registrados para siempre en los anales del football rioplatense. 

El partido finalizó con la victoria de los Azules por 2 goles a 1 de los Colorados. Con este encuentro, Nottingham Forest se despidió del público porteño, dando por terminada su visita.

3. COROLARIO
3.1 Síntesis de la gira
La gira del Nottingham Forest fue considerada un éxito absoluto por el público, los organizadores y la prensa local. Esta tabla sintetiza la campaña del equipo británico:


Nottingham marcó 57 goles en 8 partidos (excluyendo el juego de exhibición) y sólo concedió 3. El goleador de la gira fue el centro delantero Fred Lessons, con 17 conquistas, seguido por el interno derecho Bill Shearman, quien marcó 13. Ambos delanteros convirtieron 4 goles en 2 oportunidades cada uno.

3.2 Enseñanzas y reflexiones
El sábado 7 de julio por la tarde, la delegación del Nottingham Forest partió en el vapor de la carrera para abordar el transatlántico Danube en Montevideo. Dejaron los más gratos recuerdos en este país, tanto como eximios jugadores de football, como caballeros que se han hecho apreciar en todas partes.


En el banquete de despedida que se ofreció el viernes 6 de julio, el vicepresidente del Nottingham Forest, Harry Radford, expresó en su discurso que para que el juego raye a gran altura, era necesario que quienes participaban en el football en la Argentina (clubes, jugadores y espectadores), velaran por el cumplimiento de las leyes sin permitir violación alguna de los reglamentos. Agregó que le constaba que el football era ya el juego nacional de los argentinos, y que la AFA debería contribuir en todo lo posible al fomento de este gran juego entre la juventud.

Los jugadores del Nottingham quedaron muy bien impresionados por el juego desplegado por algunos de los amateurs locales, entre los que citaron a Ratcliff, Jorge y Carlos Brown, Stocks, Ricardo Le Bas, y los forwards que representaron a la Liga Argentina.

Se le obsequió a cada miembro de la delegación visitante una medalla de plata maciza con la inscripción del nombre del afortunado y el motivo en adecuadas palabras. Al Nottingham Forest Football Club se le dedicó una medalla especial de oro.

Los jugadores argentinos que participaron en estos recordados partidos también recibieron su medalla conmemorativa, que se financió mediante una suscripción popular organizada por el Sr. Fred Stearn entre los aficionados al football y todos los que creían en los beneficios que tan varonil y noble juego reportaba a la juventud. La suscripción fue todo un éxito y permitió ordenar unas hermosas medallas artísticamente cinceladas por el Sr. A. Bidoglia. En el anverso ostentaba un grabado de un animado partido de football, y en el reverso la inscripción conmemorativa con el nombre del obsequiado. El interés despertado entre el público fue tal que, antes de ser entregadas, las medallas se exhibieron en las vidrieras de Gath & Chaves.

 

Las repercusiones de la visita de los profesionales británicos fueron muchas y se cumplieron con creces todos los objetivos que se había planteado la AFA:
. se dio continuidad al proceso de fomento, desarrollo y difusión del football que había comenzado con la visita del Southampton en 1904;
. el nivel de juego demostrado por los Reds maravilló al público local y le permitió a los jugadores locales medir fuerzas de manera directa con players eximios de los que extrajeron valiosas experiencias;
. el Nottingham entendió rápidamente que su rol primario era educativo, pero no subestimó a sus adversarios y siempre ofreció su mejor esfuerzo en cada uno de los partidos;
. quedó plenamente demostrado que ante una oferta futbolística de jerarquía, el público porteño respondería con creces y permitiría financiar empresas deportivas de una envergadura quizás impensada sólo un par de años atrás. Al concluir la gira, la AFA manifestó que era su intención repetir este tipo de eventos cada año.

El impulso dado al football por la gira del Nottinghan no es ajeno al surgimiento contemporáneo de muchos de los clubes actuales del fútbol argentino, que precisamente se fundaron en la primera década del siglo XX.

Se ha dicho que el color rojo de la camiseta del Club Atlético Independiente responde a la admiración que entre sus fundadores produjo la presentación del Nottingham Forest en la Argentina. Este redactor suscribe la teoría de Claudio Keblaitis, muy bien fundamentada en su libro Alma Roja, en la que asocia el cambio del color de la divisa del club —que inicialmente era blanca y recién en 1908 pasó a ser roja— a la cercanía de varios de los directivos con el Partido Socialista. De todas maneras, y aunque no fuera esta la razón principal del cambio, seguramente el recuerdo dejado por los Reds aún estaba muy presente en aquellos pioneros de los Rojos de Avellaneda.

3.3 El regreso a Inglaterra
Al cabo de casi 3 meses de gira, la delegación del Nottingham Forest regresó a su ciudad el miércoles 2 de agosto de 1905. Durante todo ese tiempo los diarios locales pudieron informar el desarrollo de la tournée y los resultados de los partidos, gracias a las cartas enviadas por el secretario del club, Harry Hallam, quien integró la delegación.

Apenas regresado, el Sr. Hallam concedió una entrevista al diario local. Estos fueron los principales conceptos vertidos:
. los resultados deportivos alcanzados durante de la gira (8 partidos ganados con 57 goles a favor y 3 en contra) dejan entrever que el estado actual del fútbol en la Argentina es aún embrionario, por lo que el objetivo de la visita se concentró naturalmente en su carácter educativo antes que en el competitivo;
. los amateurs que integraban los equipos locales eran de origen cosmopolita, que combinaba jugadores nativos (muchos educados en Inglaterra) con expatriados británicos residentes en el Río de la Plata;
. el nivel de juego en la Argentina resultó superior al de la Liga Midland (un torneo regional independiente semi-profesional), pero inferior al de la 2ª división de la Liga Inglesa;
. aunque el estándar del fútbol local es aún algo bajo, un gran entusiasmo anima a todos los que juegan y asisten a los partidos;
. hay un futuro venturoso para el fútbol argentino, siempre y cuando se consolide un sistema organizativo como el existente en Inglaterra; y
. el resultado comercial de la gira fue excelente, debido a las grandes recaudaciones producto del precio de las entradas que fue tres veces más alto que el que se cobraba en Inglaterra.

El Sr. Hallam comentó que los partidos de exhibición se entremezclaron con paseos turísticos por las vecindades de Buenos Aires, y que guardaba los mejores recuerdos de una visita muy agradable. Mencionó que para conmemorar el viaje, cada miembro de la delegación recibió una medalla individual, y que el Nottingham Forest Football Club fue homenajeado con una presea de oro que fue traída a Inglaterra por él mismo.

Hallam informó que casi toda la delegación regresó en muy buen estado de salud, pero mencionó las siguientes excepciones:
. Bob Norris, quien acompañó al equipo como entrenador y reserva, se dislocó su hombro en el último encuentro de la gira. Norris jugó algunos partidos de la gira y demostró que, si fuera necesario, su nivel era aún lo suficientemente bueno como para participar en matches de mayor envergadura; y
. Thomas Clifford, el half escocés fichado justo antes de iniciar la gira, presentaba una lesión en la rodilla. En un principio se consideró que la recuperación sería rápida y se alistaría en las filas de los Reds en la temporada por iniciar. Pero Clifford jamás volvió a jugar para el Forest, por lo que quizás su lesión resultó ser mucho más grave de lo que se pensaba.

Hallam también se ilusionaba con los buenos resultados alcanzados en la gira y consideraba que, de confirmarse los rendimientos demostrados por algunos jugadores que no eran titulares habituales, el equipo podría mejorar significativamente en la nueva temporada:
. Fred Lessons impresionó mucho a Hallam (el secretario) y Radford (el vicepresidente). Ambos estaban convencidos de que si el centroforward era capaz de reproducir solamente algo parecido al fútbol que jugó durante la gira, la situación para el Nottingham mejoraría considerablemente;
. Albert Holmes, el joven forward oriundo de Grantham que viajó como reserva, cumplió con creces todo lo que de él se esperaba.

En términos generales se consideraba que la experiencia ganada durante la gira tendría resultados muy beneficiosos para el equipo en todo sentido.

Al cabo de la gira los jugadores del Nottingham Forest tuvieron exactamente un mes para prepararse para el campeonato de liga de la temporada 1905/06, que comenzó el 2 de septiembre. La campaña no fue la esperada. El equipo mantuvo un rendimiento aceptable de local en el City Ground, pero perdió 14 de 19 partidos en condición de visitante. Finalizó el campeonato empatado en el puesto 18º con Middlesborough con 31 puntos, pero descendió de categoría por menor gol average (cociente entre goles a favor y en contra). Cabría entonces preguntarse si la larga gira por Sudamérica, previa a este campeonato, contribuyó en alguna manera a la pérdida de la categoría.


Los años siguientes no fueron los más venturosos para el Forest. Militó generalmente en la segunda categoría, que alternó con breves estadías en el círculo privilegiado. Atravesó las interrupciones provocadas por las dos grandes Guerras, y entre 1949 y 1951 incluso jugó en el 3er. nivel del fútbol inglés.

Sin embargo, en 1957 retornó a la 1ª división y en 1959 obtuvo por segunda ocasión la FA Cup (que sumó a la edición ganada en 1898). El equipo se consolidó entre los integrantes del círculo superior del fútbol británico, pero en 1972 volvió a caer al segundo nivel.


En 1977 ganó el ascenso a 1ª división e inauguró el período deportivo más brillante de esta añeja institución. Al año siguiente —en 1978— ganó por primera (y única) vez el campeonato de 1ª división de Inglaterra


Ese campeonato de la Liga inglesa le permitió disputar (y ganar) la Copa de Campeones de Europa en 1979 y 1980.


Durante este brillante período también ganó dos veces (en 1978 y 1979) la Copa de la Liga Inglesa. El equipo completó muy buenas performances en primera división hasta 1993, cuando volvió a descender. Nottingham Forest jugó por última vez en 1ª división en 1999. En la actualidad compite en el Championship (la 2ª división inglesa).


Nottingham Forest es hoy el equipo más antiguo entre los 91 clubes que integran la English Football League (que reúne a las 4 divisiones más importantes del país). Su significativa contribución al desarrollo del futbol en la Argentina siempre será tenida presente. Aquella visita a estas tierras hace más de 115 años, es sin duda uno de los hitos fundacionales que jalonan la rica historia de nuestro fútbol.§

NdR: esta reseña contiene extractos del libro "El Futbol en el Río de la Plata" de Ernesto Escobar Bavio (publicado en 1923), junto con citas de notas publicadas en diarios y revistas de la época. Se buscó preservar el estilo de redacción original para mejorar la experiencia del lector. Gran parte de la información volcada y la correcta identificación de los jugadores de los equipos argentinos, fue posible gracias a la generosidad y los datos provistos por Pablo Kersevan.