Último artículo publicado

El ciclo de vida de los estadios

Construir, remodelar, demoler y volver a empezar… Una monografía sobre el ciclo que recorren todos los estadios deportivos.  Índice. 1. ...

Un camino para dos: la radio y el fútbol

Un breve repaso de los orígenes de la radiodifusión en la Argentina y la estrecha relación que forjó con el fútbol.

El 27 de agosto de 1920 se emitió la ópera Parfisal desde el Teatro Coliseo de Buenos Aires. Fue la transmisión pionera de la radiodifusión universal.

La iniciativa fue obra de cuatro geniales precursores, liderados por el Dr. Enrique Susini. Se los recuerda como los “Locos de la Azotea”.
De izquierda a derecha: Romero, Guerrico, Mujica y Susini.

Colocaron su antena en la terraza del teatro y acondicionaron un cuarto para instalar sus primitivos equipos de transmisión.

La introducción de la radiodifusión fue un éxito instantáneo, cuya velocidad de adopción compara con las de las más recientes tecnologías.

En 1923, las peleas de Luis Ángel Firpo en EE.UU. captaron la atención de la radio. Fueron transmitidas por radio-telegramas que eran leídos en Buenos Aires.

La posibilidad de conocer el desarrollo de los acontecimientos casi en tiempo real fue un elemento que propulsó la venta de receptores.

Un receptor económico era la “radio a galena”, que no requiere una fuente de electricidad pues usa la proporcionada por las ondas de radio.

Al no tener fuente eléctrica la débil señal sólo era audible con auriculares, situación que dificultaba compartir la experiencia radiofónica.

Los receptores con válvulas de vacío mejoraron la fidelidad de las transmisiones y amplificaron las señales por medio de altoparlantes.

El crack de Independiente, Manuel “La Chancha” Seoane, prueba su equipo de radio de última generación. Foto de principios de los años ’20.

El primer partido de fútbol narrado por radio fue el que jugaron Argentina y Uruguay el 2 de octubre de 1924 en la cancha de Sportivo Barracas.

La narración estuvo a cargo de Hugo Martínez Seeber, un pionero de la radiodifusión, y Atilio Casime, un periodista del diario Crítica.

Uno de los primeros relatores que transmitió fútbol de manera regular fue Tito Martínez del Box, con un teléfono candelero por micrófono.

A medida que se popularizó el fútbol por radio, las propagandas de los receptores comenzaron a privilegiar los deportes por sobre el Colón.

En 1928 se escucharon los emocionados relatos de Alfredo Aróstegui de los Juegos de Ámsterdam que le valieron el mote de El Relator Olímpico.

Verdaderas multitudes se reunían frente a los principales diarios de Buenos Aires para escuchar las novedades de los partidos en Ámsterdam.

A fines de los años ‘20 Buenos Aires tenía 18 estaciones de radio, que ofrecían una amplia selección de música y noticias para todo público.

Una medición de 1933 reflejó que se dedicaba el 60% del tiempo a la música y el 20% al habla. Los deportes todavía no ocupaban mucho espacio.

Las revistas de la época establecían un ranking que ordenaba a cada emisora de acuerdo con la calidad percibida de su programación.

La radio (y el fútbol) eran una parte esencial de la vida cotidiana de los porteños. Este cuento costumbrista es un excelente ejemplo.

Uno de los primeros relatores que cobró notoriedad fue Roque Sillitti, siempre desde el borde del campo de juego. Fue al Mundial de 1930.

Al mundial de 1934 fue Luis Elías Sojit, quien luego alcanzó gran protagonismo en el automovilismo con los triunfos de Fangio en Europa.

A mediados de los años ’30 llegó de Uruguay Lallo Pelliciari (que era argentino). Dominó la escena con su estilo informal y campechano.

También a mediados de los años ’30 se desarrollaron los grandes equipos periodísticos que cubrían todos los deportes en programas diarios.

En esos tiempos era muy frecuente que muchos periodistas adoptaran los más pintorescos seudónimos para desarrollar su actividad profesional.

Uno de esos periodistas con apodo —Fioravanti— fue descubierto por Atilio Casime (el mismo de la 1era transmisión de un partido en 1924).

Otro de aquellos pioneros programas deportivos fue la Oral Deportiva, que aún hoy integra la grilla de programación de Radio Rivadavia.

En la década del ’40 Tito Martínez del Box incursionó en la ficción futbolística, con un programa humorístico que alcanzó gran repercusión.

Este video nos trae los audios originales de la “Gran Pensión El Campeonato”...

La década del ’40 fue la época dorada de las transmisiones radiales deportivas (había millones de receptores y ningún televisor).
Fioravanti lideró las transmisiones deportivas en los años ’40 y ‘50, décadas de grandes jugadores pero casi sin Mundiales para Argentina.

“El Maestro” Fioravanti siempre destacó este gol del Chango Cárdenas de 1967, como uno de los mejores relatos de su extensa carrera.

Estas figuritas reúnen de un vistazo a los principales relatores deportivos argentinos de fines de la década de 1960. ¿Quién era tu preferido?

En los años ’60 y '70 se destacó José María Muñoz “El Relator de América”. Este legendario gol de Estudiantes en Old Trafford nos lo recuerda...

Muñoz basó su éxito en una gran organización, conexiones con todos los estadios y la más amplia cobertura de cada evento deportivo.
En 1981 también llegó de Uruguay —como Pelliciari en 1935— otro relator deportivo que marcó una época: Víctor Hugo Morales.

Quizás Víctor Hugo haya sido el último gran exponente de una era en la que la radio marcó el paso informativo del fútbol en la Argentina.

La radiodifusión argentina está próxima a cumplir 100 años, en los que el fútbol ha desempeñado un rol clave para su difusión y desarrollo.

El color de las gomas de los automóviles

Este es el programa de la gira de los sudafricanos por Buenos Aires, Montevideo y Rosario en 1906. El 24 de junio Alumni lo venció 1-0, fue la primera victoria de un equipo local frente a uno de origen británico.

La publicidad que acompañaba el programa era de un compañía que importaba desde sus plantas en Inglaterra y Francia las gomas para los pocos automóviles de la época.

A principios del siglo XX, esta compañía descubrió que mezclar goma con negro de carbón mejoraba notablemente el desgaste de los neumáticos.

En un principio, las gomas de los automóviles eran de color claro. Los primeros fabricantes de gomas negras fueron los norteamericanos a partir de 1912.

Recién en los años ’20 el gran público se convenció de que las gomas negras eran superiores, aunque ese no fue el caso durante esta acrobacia en la cancha de River Plate.

Una leyenda de dos equipos: Corinthian y Alumni

Una desordenada recorrida por algunos datos e hitos del llamado "amateurismo de caballeros" y su eterno contrapunto con el profesionalismo.

Los Juegos Olímpicos de la antigüedad se disputaron durante más de 11 siglos seguidos en la ciudad de Olimpia, en Grecia.

Junto con los Juegos Olímpicos, otros 3 Juegos organizados en las ciudades de Corinto, Nemea y Delfos también alcanzaron suma notoriedad.

El evento original era una carrera de velocidad de unos 200 metros (600 pies de Hércules), una distancia que en griego se llamaba stadion.

El recinto en el que se disputaban aquellas carreras de velocidad también se llamó stadion, y de ahí derivan los términos stadium y estadio.

En el año 380 el Imperio Romano oficializó el Cristianismo y suspendió todos los festivales paganos, incluidos los antiguos juegos griegos.

Sólo 1.500 años más tarde —a fines del siglo XIX— comenzó a surgir en Europa un movimiento deportivo inspirado en aquellos juegos griegos.

Las regatas de yates se cuentan entre los torneos deportivos vigentes más antiguos del mundo. Se remontan hasta mediados del siglo XIX.

Los tripulantes que aplicaban un estricto código amateur se hicieron llamar Corinthians, quizás inspirados en los Juegos Ístmicos de Corinto.

En 1882 se fundó en Londres un club de fútbol que reunió a los mejores amateurs ingleses. Adoptó el nombre de Corinthian Football Club.

La idea de fondo era mejorar la competitividad de la selección inglesa, que en ese tiempo era consistentemente superada por la de Escocia.

El fútbol inglés se debatía entre el profesionalismo (favorecido por el Norte obrero) y el amateurismo (sostenido por el Sur burgués).

El profesionalismo en el fútbol inglés fue introducido en 1885. En 1888 comenzó a jugarse la Liga con 12 equipos, ninguno de Londres.

En 1889 Corinthians derrotó 2 a 0 a Preston North End, equipo que ese mismo año fue el primero en ganar la Liga y la Copa de la FA.

Otro legendario equipo amateur fue el Queen’s Park de Escocia —fundado en 1867— que hoy compite en 3ª división y es local en Hampden Park.

Desde 1890 existe además el Barbarians Football Club, que solamente forma equipos por invitación para jugar partidos amistosos de rugby.

En 1892 se disputó una competencia a beneficio entre Corinthinas y Barbarians, que incluyó fútbol, rugby, atletismo y cricket.

El Corinthian FC venció a los mejores equipos del Reino Unido. Sus giras internacionales ayudaron a difundir el fútbol por el mundo.

En la Argentina hubo un equipo de fútbol que levantó estos valores del amateurismo: Alumni. Las semejanzas con el Corinthian son muchas.

N. L. Jackson (sub-secretario de la FA) fundó Corinthian FC en 1882. Watson Hutton (1er Presidente de la Asociación) fundó Alumni en 1898.

Ambos equipos se nutrían de jóvenes de clase alta, educados en prestigiosos colegios y que se destacaban en varias disciplinas deportivas.

No tenían instalaciones propias y jugaban en canchas alquiladas. Alumni hizo las veces de local en Coghlan, Palermo, Caballito y Colegiales.

Se regían por un estricto fair-play. Cuando Alumni derrotó 1-0 a los Sudafricanos en 1906, la visita permitió el reemplazo de Ernesto Brown.

18 años más tarde, los Campeones Olímpicos Uruguayos también permitieron el reemplazo del argentino Celli (el día del 1er gol olímpico).

La camiseta blanca del Corinthian inspiró la del Madrid FC en 1902; y la rojiblanca del Alumni la de Estudiantes de La Plata en 1907.

Durante su época de esplendor, Corinthian y Alumni aportaron la mayoría de los jugadores de las selecciones de ambos países.

En 1894 y 1895, 11 jugadores del Corinthian representaron a la selección inglesa en sendos partidos frente a Gales. En el partido de 1894 jugó de back para Inglaterra Fred Pelly.

El mismo Fred Pelly jugó el 16 de mayo de 1901 en Montevideo en el equipo de Porteños que enfrentó al Albion.
Imagen aportada por Pies de Calumin (@PabloKersevan)
La siguiente anécdota sobre Fred Pelly, lo pinta de cuerpo entero...

En 1903, 11 jugadores de Nacional representaron a Uruguay y derrotaron 3-2 a la Argentina en la Sociedad Sportiva de Palermo.

Corinthians ganó 3 Charity Shields entre 1898 y 1907. La competencia enfrentaba a los mejores equipos amateur y profesional de cada año.

Entre 1900 y 1902 Alumni ganó 3 veces seguidas la Copa Campeonato. No la retuvo y la devolvió a la Asociación, que lo premió con este trofeo.

Alumni y Corinthian nunca se enfrentaron. Comparando resultados se puede especular que eran parejos. La historia nos debe este partido.

En 1904 Alumni perdió en Palermo 3 a 0 con el Southampton, equipo que al regresar a Inglaterra también derrotó 3-1 al Corinthian en Londres.

En 1907 Corinthian se unió a la disidente Asociación Amateur. La FA prohibió entonces que sus equipos afiliados jugaran con estos amateurs.

La Asociación Argentina estaba afiliada a la FA y no podía invitar al Corinthian. En 1909 trajo a Everton y Tottenham, que golearon a Alumni.

En 1910 el Corinthian FC hizo una gira por Brasil, cuya repercusión gestó la fundación del Sport Club Corinthians Paulista. Volvió en 1913.

El Combinado Argentino visitó Brasil en 1908 y 1912. Estos fueron los resultados comparados de las giras de ambos equipos.

La disolución de Alumni en 1911 fue la lógica consecuencia del final de una era. La popularidad del futbol clamaba por su profesionalización.

En los siguientes 25 años las tensiones que surgieron entre los clubes condujeron a las 3 escisiones del fútbol porteño: 1912, 1919 y 1931.

Se prolongó al extremo un sistema berreta de amateurismo marrón, que permitía a los clubes ejercer un arbitrario control sobre los jugadores.

La división entre Amateurs ingleses y la FA se cerró en 1914, pero la 1ª guerra mundial tuvo un efecto devastador en la filas del Corinthian.

Luego de la guerra el Corinthian se fue apagando lentamente y, en 1939, se fusionó con el Casuals. Hoy compite en la 8ª división de la FA.