Último artículo publicado

El ciclo de vida de los estadios

Construir, remodelar, demoler y volver a empezar… Una monografía sobre el ciclo que recorren todos los estadios deportivos.  Índice. 1. ...

Chorzow (Polonia)

Como evolucionó el estadio en donde Argentina venció a Polonia el 24 de marzo de 1976

Héctor Scotta (@h_scotta) tuiteó esta foto del partido con Polonia del 24 de marzo de 1976. Fue la única transmisión de TV que autorizó ese día la Junta Militar. Abrió el score Kmiecik a los 58’, pero el Gringo lo empató a los 63’ y el Loco René lo dio vuelta a los 69’.

El partido se jugó en Chorzow a 300 km. al sudoeste de Varsovia, la capital polaca. El estadio —construido en 1956— era uno de los 2 colosos polacos de la época que podían reunir multitudes de hasta 100.000 espectadores (el otro era el de Varsovia).

La Selección Polaca de fútbol jugó 56 partidos internacionales en Chorzow (el de 1976 con Argentina fue el n. 23), pero no hay un equipo de fútbol local que lo use en partidos de Liga. 

Las mayores concurrencias en el estadio de Chorzow se alcanzaron durante los campeonatos mundiales de speedway, deporte que captura la atención de millones de polacos.

Ese partido de 1976 se jugó en plena Guerra Fría y detrás de la Cortina de Hierro (término que se usaba para identificar al bloque de países del Este de Europa bajo influencia soviética). Aún faltaban 13 años para la caída del muro de Berlín. Mucho cambió desde aquel tiempo…

El estadio de Chorzow fue remodelado entre 1995 y 2001 luego de la caída del comunismo. Se construyó una nueva bandeja lateral y se instalaron asientos que redujeron la capacidad a alrededor de 50.000 espectadores.

En 2010 se lanzó un ambicioso proyecto de remodelación del estadio que incluía un novedoso techo. Los trabajos no concluyeron a tiempo para la Eurocopa de 2012, cuya organización Polonia compartió con Ucrania. Chorzow no fue sede de este torneo continental. 

En la gira de 1976 la Selección también jugó con la de la Unión Soviética en Kiev, capital de Ucrania. El partido se jugó en el Estadio Central, que fue reconstruido para la Euro 2012 y ahora se llama Complejo Olímpico Nacional (ahí se jugará la final de la Champions League 2018).

Los trabajos en el estadio de Chorzow en Polonia se retomaron en 2015. El impresionante nuevo estadio fue inaugurado en 2017. Su techo de 43.000 m2 de policarbonato es la estructura sujeta en cables tensados más amplia de Europa.

Al igual que en Polonia y Ucrania, en la Argentina también se registraron grandes cambios en los últimos 40 años, pero aún jugamos en los mismos estadios del Mundial 1978 o incluso más viejos (y los que se construyeron después, no son mejores). Algo atrasa…

Si te interesa la problemática que presenta la actualización de estadios y el respeto por la identidad y el sentido de pertenencia de los clubes, te sugiero leer estos dos artículos del blog:
- Ubicación, ubicación, ubicación;
- El ciclo de vida de los estadios.

Tres de Copas

Cuando en el fútbol argentino sólo se hablaba en inglés

Hasta principios del siglo XX, en el fútbol de la Argentina sólo se hablaba en inglés. Cada fin de año se organizaba una velada de gala (smoking-concert) en el muy británico Prince George’s Hall para entregar las copas de la temporada.

El Prince George’s Hall estaba ubicado en la calle Cuyo 1234 —actual Sarmiento, entre Libertad y Talcahuano— en la vereda opuesta a la casa en la que habitó el gran sanjuanino entre 1875 y 1888. La propiedad era de una sociedad anónima establecida en 1894.

El nombre del Prince George's Hall refería al matrimonio en 1893 del Duque de York, quien era nieto de la Reina Victoria y en ese momento 2º en la línea de sucesión al trono de Reino Unido. Entre 1910 y 1936 reinó como George V y fue el abuelo paterno de la actual monarca Isabel II. 

El príncipe George era muy recordado por la comunidad británica local pues visitó Buenos Aires en 1881 (se alojó en la casona Alsina de las barrancas de Belgrano). La visita del joven príncipe no pasó desapercibida para las niñas de las familias de la alta sociedad porteña…
 
…Guillermina se casó a los 15 años —en 1885— con el Dr. Eduardo Wilde quien la triplicaba en edad. El padrino de la boda fue Julio A. Roca. Wilde fue el ministro responsable de las leyes de educación laica y matrimonio civil en 1884 durante la primera presidencia de Roca.  
 
Guillermina fue más tarde amante de Roca, una relación consentida por su marido. En 1901 Roca designó a Wilde ministro plenipotenciario ante los reinos de España, Bélgica y Holanda (cuya reina también se llamaba Guillermina). La sátira de Caras y Caretas no apeló a la sutileza…  

El Prince George’s Hall era un local espléndido. Las crónicas de la época lo describían como el mejor salón para fiestas sociales de toda la República.  

En el Prince George’s Hall se organizaban todo tipo de reuniones: conciertos, obras de teatro, conferencias, banquetes, mítines políticos, asambleas de sociedades y hasta encuentros de lucha libre o lances de esgrima.

Esta foto es de la fiesta de la temporada de 1902. En la misma ceremonia se entregaron la copas de “The River Plate Rugby Union Championship” y de la “Argentine Association Football League”. Ambos deportes aún compartían por igual el beneplácito de la comunidad británica local.

La foto de la ceremonia de entrega de premios de 1902 nos permite comparar el tamaño relativo de estos históricos trofeos, algo que no es frecuente ya que estas magníficas copas hoy no se exponen en un museo.

El ganador en 1902 de la copa de “The River Plate Rugby Union Championship” fue el Buenos Aires Football Club. Este club —vinculado al actual BACRC, Buenos Aires Cricket & Rugby Club— es ampliamente reconocido como el pionero del fútbol (1866) y el rugby (1874) en el país.

El Buenos Aires F. C. fue el primero en ganar 5 veces la copa de rugby, circunstancia que le dio el derecho a retener el trofeo. Pero la copa hoy en propiedad del BACRC es una réplica de la de 1902 (un misterio que quizás algún lector ilustrado nos ayude a resolver).

El ganador en 1902 de la Copa Campeonato fue el Alumni Football Team (que era un equipo, no un club). Este fue el tercer campeonato consecutivo de Alumni, que así obtuvo el derecho a retener el trofeo en propiedad…

… pero Alumni decidió reintegrar la Copa Campeonato a la Argentine Association Football League, que entonces le obsequió este estupendo trofeo que hoy se exhibe con orgullo en la sede del English High School de la calle Melián en Belgrano.

El ganador en 1902 de la Copa Competencia fue Atlético del Rosario, eterno rival de Alumni y Peñarol en este torneo por eliminación entre porteños, rosarinos y orientales. También llamado Tie Cup o Premio Internacional, fue el trofeo más importante de los albores del siglo XX.

El Belgrano Athletic Club tiene el privilegio de ser la única institución que inscribió su nombre en estas 3 copas:

Estos son los clubes que ganaron al menos 2 de estas 3 históricas copas de rugby y fútbol:

La presencia en este selecto grupo de Boca Juniors y River Plate —los clubes de fútbol hoy más populares de la Argentina— refleja la transición del fútbol británico al criollo, pero los vocablos ingleses que perduran en sus nombres testimonian la época en la que fueron fundados.

Estas viñetas —publicadas en Caras y Caretas en 1912 cuando el predominio de los clubes criollos ya era imparable— nos brindan una rara oportunidad de apreciar cómo se fue dejando atrás la época en la que en el fútbol en la Argentina sólo se hablaba en inglés.

Memorias del Metegol

Un tiro libre directo a algunos de nuestros recuerdos infantiles más apreciados.

A continuación reseñaré algunos modelos de metegol que resultarán familiares para quienes tengan + de 40 años. Sepan entender los más jóvenes que así se jugaba antes del PES, el FIFA y los mega-simuladores actuales.
 
La popularidad de los juegos de mesa basados en el fútbol acompañó el crecimiento del deporte mismo. A principios del siglo XX ya eran usuales los juegos de salón inspirados en el fútbol. Este es de 1904.

Un modelo casero fácil de construir era un simple tablero con la cancha dibujada. Un botón hacía las veces de pelota y era impulsado al presionarlo con un palito.

El álbum de figuritas Crack de 1968 traía todo lo necesario para armar este juego: las siluetas de los futbolistas (ahí están Marzolini y Pinino), la cancha, los arcos y hasta un botón con dos palitos.

En Europa se popularizó al extremo el Subbuteo, que se jugaba con un gran balón y en el que los jugadores se impulsaban con los dedos para mover la pelota.


El Subbuteo permitía desarrollar acciones elaboradas y ofrecía una innumerable cantidad de accesorios. No fue popular en la Argentina porque no se fabricó localmente.

El que sí se fabricó bajo licencia de la alemana Perma fue el BuscaGol, un modelo estupendo cuya simpleza y eficacia hicieron las delicias de todo niño futbolero.


Los jugadores se colocaban en unas ventosas que se flexionaban para pasar la pelota y tirar al arco. El arquero giraba sobre un eje igual que un limpiaparabrisas. Interminables horas de diversión.

Los ladrillitos Lego sacaron mucho tiempo después una cancha de fútbol para armar basada en un sistema similar al del BuscaGol pero, aunque lo recomiende Zidane, este no cuenta como un verdadero metegol.

La misma empresa que distribuía el BuscaGol lanzó posteriormente el GranGol, un genial juego de fútbol en el que los jugadores se movían con teclas (como si fuera un pianito).

Tenía 10 teclas, una para cada jugador. El arquero se deslizaba lateralmente sobre un eje. Las teclas rojas movían al centrojas (el 5) y al centroforward (el 9) al que se le podían tirar centros con los wines. Otro gran juguete.

La caja del GranGol tenia una foto impresionante del partido entre Inglaterra y Alemania en el Mundial de México de 1970. Argentina no clasificó a ese Mundial y los pequeños hinchas tuvimos que conformarnos con jugar al GranGol.

Pero todos esos eran modelos hogareños. Fuera de casa —en el club o en el bar— los metegoles eran otro mundo. Este modelo metálico fue muy popular pero, como era liviano, se corría de lugar con facilidad si los movimientos eran bruscos.

La placa del metegol Estadio sin duda inspiró el logotipo de la película de Campanella, aunque el modelo ilustrado en la película se parece más al de madera tradicional.

Así luce un verdadero metegol: de madera maciza, no menos de 5 toneladas de peso para que sea virtualmente imposible de mover y arcos de metal para que cada gol aturda con el inconfundible sonido del impacto de la bola contra la chapa..

El juego del metegol tiene sus propios usos y costumbres. Este cuestionario es sólo una escusa para despertar tus recuerdos e inducirte a que los compartas.
Estas son mis respuestas. Estoy seguro que, de acuerdo con sus memorias y experiencias, cada uno podrá aportar las suyas…

…muchachos somos tres, falta uno, quién más se prende…